¿Qué es la Dieta Pritikin? ¿Funciona para tu corazón?

En la década de los 80, época en la que surgieron otras muchas tendencias relacionadas con la salud, el médico Nathan Pritikin creó la dieta a la que da nombre su apellido, con el objetivo aparente de mejorar la salud cardiovascular y prometiendo una fugaz pérdida de peso de 3 kilos semanales. Actualmente, es muy seguida por muchos, sobre todo en Estados Unidos, debido a la creencia de que no tiene por qué ser perjudicial para la salud y de su aparente eficacia.

En qué consiste

Basada en el consumo de frutas, vegetales, granos enteros y cereales integrales, y en la restricción de las grasas y reducción proteínas animales, en esta dieta se recomienda la realización de 5 comidas diarias y ejercicio físico. Hasta aquí todo parece bastante liviano y saludable en comparación con otras dietas milagro. Vamos a ver los entresijos de esta promesa de adelgazamiento, según los propios datos de su web oficial.

Alimentos recomendados

  • Frutas
  • Vegetales
  • Granos enteros: pan, arroz y pasta integrales, avena
  • Vegetales amiláceos: patatas, maíz, yuca
  • Leguminosas: judías, frijoles, garbanzos, guisantes, lentejas
  • Alimentos ricos en calcio: lácteos desnatados y leche de soja fortificada
  • Pescados
  • Fuentes proteicas bajas de grasas saturadas: pollo sin piel, carne roja magra de visón y venado, proteínas vegetales (legumbres, tofu y edamame)

Alimentos que se recomienda reducir

  • Aceites
  • Azúcares refinados: azúcar blanco, sirope de maíz y miel
  • Sal
  • Harinas refinadas: pan, pasta y arroz blanco

Alimentos prohibidos

  • Grasas saturadas: mantequilla, aceites tropicales como la grasa de coco, carnes grasas, lácteos grasos (quesos, crema, leche entera)
  • Casquería (vísceras)
  • Carnes procesadas: salchichas, bacon, embutidos
  • Aceites vegetales parcialmente hidrogenados
  • Alimentos ricos en colesterol como las yemas de huevo

Análisis

En un principio, podríamos pensar que es una dieta bastante equilibrada, alta en fibra y que además recomienda ejercicio físico. Sin embargo, su bajo contenido en grasa puede causar deficiencias de vitaminas liposolubles y de ácidos grasos esenciales, por lo que ya descartaríamos totalmente su denominación como dieta saludable.

Pero lo que más preocupa de seguir esta dieta es el mismo factor que nos molesta de prácticamente todas las dietas milagro , y es la brusca pérdida de peso. Esta dieta promete hacerte bajar 3 kilos semanales pero, y en cuyo caso de que sea verdad, las consecuencias de perder peso tan rápido son siempre las mismas: el efecto rebote.

El simple hecho de prohibir determinados alimentos ya la convierte en una dieta restrictiva y causante de cierto nivel de estrés, que hará que no la mantengamos a largo plazo (cosa que tampoco recomendamos) y volvamos a los hábitos previos menos saludables.

Da que pensar…

Veamos… base de cereales integrales y vegetales, restricción del consumo de alimentos procesados, baja en grasas saturadas, fomento del consumo de pescado y de legumbres. ¿Te suena? No es más que una versión americana de la dieta mediterránea, solo que con algunas pinceladas de restricciones absurdas que provocan la eliminación de la grasa más importante de nuestra dieta, que ha demostrado ser beneficiosa y preventiva contra las enfermedades cardiovasculares, el sobrepeso y la obesidad, la diabetes, y distintos tipos de cáncer: el aceite de oliva.

Conclusiones

Deducimos, por tanto, que el error fundamental de la dieta Pritikin es la restricción de grasas y el hecho de prohibir alimentos. Algunos podrían pensar que la ausencia de algunos tipos de carne y de huevo podría ser peligroso para la salud, pero lo cierto es que esto hace que se asemeje a una dieta vegetariana que, bien planificada, es perfectamente saludable. Si sumamos a esto el consumo de pescado y proteínas vegetales, no tiene por qué haber deficiencias nutricionales.

En vez de seguir una dieta temporal y restrictiva que no está avalada por ninguna asociación científica, consulta a un nutricionista que te ayude a planificar unos hábitos saludables de por vida adaptados a tus necesidades individuales.

Artículo escrito por Carlota Acosta

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.