¿A qué llamamos ácidos grasos esenciales?

¿A qué llamamos ácidos grasos esenciales?
16/03/2016 Andrea Higuera

Ácidos grasos esenciales, imprescindibles para tu salud

Son un tipo de grasa que el organismo no puede sintetizar y por tanto deben ser aportados por la dieta. Son imprescindibles para nuestra salud.

Tienen funciones muy específicas en el organismo: fabricar sustancias como neurotransmisores (que, como su nombre indica, son sustancias que transmiten las señales de unas neuronas a otras), células nuevas, colesterol “bueno”, antiinflamatorios naturales, sustancias vasodilatadoras y antitrombóticas.

ácidos grasos esenciales

Tipos de ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales los encontramos en el grupo de los ácidos grasos poliinsaturados y existen dos tipos:

  • Ácidos grasos omega-3.

    Dentro de este grupo se diferencian varios tipos: ácido alfa-linolénico (ALA), ácido eicosapentaenoico (EPA), ácido docosahexaenoico (DHA).

¿Cuáles son las principales fuentes alimentarias?

Se encuentran sobre todo en pescados grasos de agua fría como salmón y atún, en vegetales de hoja verde, frutos secos y semillas oleaginosas como las semillas de lino.

  • Ácidos grasos omega-6.

    Dentro de ellos encontramos: ácido gamma linonleico (GLA), ácido dihomo-gamma-lonoleico (DGLA) y el araquidónico (AA).

¿Cuáles son las principales fuentes alimentarias?

Se encuentran en aceites vegetales como girasol, en carnes magras y vísceras, cereales integrales y semillas y frutos oleaginosos como las nueces o las semillas de sésamo.

 

Beneficios para nuestra salud

  • Favorecen la transmisión de información a través del sistema nervioso. Especialmente importante en casos de déficit de atención, hiperactividad, problemas de memoria…
  • Poseen efecto antiinflamatorio.
  • Buenos reguladores cardiovasculares ya que actúan sobre la presión arterial, colesterol y la glucosa. Por todo ello, hay que prestarles especial atención en caso de hipercolesterolemia y diabetes, ya que aportaran numerosos beneficios.
  • Hidratan piel y mucosas.
  • Favorecen la visión.
  • Reduce el riesgo de otras enfermedades como cáncer, enfermedades oculares asociadas a la edad, enfermedad de Alzheimer, trastornos mentales, osteoporosis, pérdida de peso, etc.

Precauciones

  • En cuanto al omega-3, cuidado con su relación con metales pesados, debido a la contaminación del mar, que contribuye al contenido de estos contaminantes en las especies marinas.
  • Respecto al omega-6, muchos especialistas lo limitan en caso de enfermedades relacionadas con estrógenos como el cáncer de mama.

Artículo escrito por Marta Salas

Comment (1)

Pingbacks

  1. […] su semilla y no con el resto de la fruta. Entre los beneficios podemos mencionar el gran aporte de ácidos grasos buenos que le dan vitalidad al cabello maltratado en muy poco tiempo y de manera natural. Obteniendo un […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.