El ajoblanco. Deliciosamente mediterráneo

El ajoblanco. Deliciosamente mediterráneo
18/07/2016 Andrea Higuera

El ajoblanco. Deliciosamente mediterráneo

ajoblanco

El ajoblanco es una sopa fría típica de la cocina andaluza que encaja genial en la dieta durante la época veraniega. Es un plato refrescante, nutritivo y sencillo.

Se hace a base de pan, almendra, ajo, aceite de oliva y agua. Estos ingredientes conforman un plato que nos aporta proteína vegetal, hidratos de carbono complejos, ácidos grasos monoinsaturados, que son beneficiosos para la salud cardiovascular, vitamina E y antioxidantes. Una ración estándar de unos 250 ml puede superar las 400 Kcal, siendo más calórico que el gazpacho y el salmorejo, también típicos de la dieta mediterránea durante estas fechas.

Los ingredientes tradicionales de esta receta son:

  • 100 gramos de almendra
  • 2 dientes de ajo
  • 1 litro de agua fría
  • 150 gramos de miga de pan
  • 100 ml de aceite de oliva
  • 30 ml de vinagre de vino blanco
  • Una pizca de sal

Elaboración

  • Ponemos el pan en remojo con agua fría para que se ablande, unos 10 minutos aproximadamente.
  • En una olla hervimos agua y escaldamos las almendras (las metemos un par de veces en el agua, sacándolas rápidamente, podemos usar un colador), las dejamos enfriar y las pelamos. Otra opción es tostar las almendras en una sartén para que aporten más sabor a la receta.
  • Con una batidora trituramos los ajos y las almendras con un poco de agua fría, tradicionalmente se hacía en un mortero.
  • Le añadimos el pan, el aceite de oliva, el vinagre y una pizca de sal y seguimos triturando hasta que quede homogéneo añadiendo el agua necesaria.
  • Dejamos enfriar en la nevera. Lo tradicional es servirlo con unas uvas moscatel.

¡Cada hogar hace su propia versión de las recetas tradicionales, cuéntanos la tuya!

Artículo escrito por Andrea Higuera

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.