Año Nuevo. Tu nuevo propósito: ¡Adelgazar!

Año Nuevo. Tu nuevo propósito: ¡Adelgazar!
02/01/2017 Andrea Higuera

Año Nuevo. Tu nuevo propósito: ¡Adelgazar!

año nuevo

Durante comienzos del 2016 cuántas veces habrás dicho que a partir del año nuevo ibas a cambiar tu estilo de vida. Empezarías a hacer deporte, dejarías los dulces, beberías menos… en general, te has marcado como propósito darle un cambio radical a tus hábitos para así poder adelgazar y llegar a tener esa figura que todos los años te planteas conseguir.

En algunos artículos anteriores te hemos dado algunos consejos y truquillos para intentar que estas Navidades no se fueran de las manos.

Algunos de ellos trataban de controlar los postres, intentar no pasarse con el alcohol, hacer algo de ejercicio físico cada día, intentar mantener las cinco comidas diarias para así estar saciados y evitar los temidos atracones. Pero si estás leyendo con interés este nuevo artículo es simple y llanamente por un motivo principal: no has seguido las recomendaciones tanto como te proponías en un principio y has decidido que es el momento de ponerte ¡manos a la obra!

Año nuevo, hábitos nuevos

Vale, pongámonos en situación. Principios de enero de 2017, te levantas cansad@, sin poder mover un dedo de las duras Navidades en general y la Nochevieja en particular, recordando todas las reuniones y comilonas familiares que han pasado y estás pensando que todo aquello que siempre prometes hacer a principio de año tienes que empezar a hacerlo realidad desde este preciso instante ¡y te quieres morir!

Empezar a cambiar requiere mucha fuerza de voluntad, ya que aún tienes por delante la cena de Reyes, los roscones que no dejarán de venderse hasta finales de enero y alguna comida más que tengas por ahí pendiente con algún grupo de amigos, pero como eres fuerte y estás decidid@ vas a seguir estos consejos y ¡te vas a poner a tope para conseguir tus propósitos de Año Nuevo!

Alimentación y ejercicio físico, los pilares básicos

Vamos a empezar por lo básico, la manera en que nos alimentamos. Atento a estos consejos:

1. Empieza por quitarte malos hábitos como comer demasiadas grasas saturadas procedentes de los alimentos procesados que tanto se venden.

2. Si bebes alcohol limítalo a una copa de vino en las comidas y el fin de semana tómate alguna cerveza, por un par no pasa nada.

3. Incorpora más verdura a tu plato, intenta siempre que todos tus platos lleven algo de verdura como ingrediente principal o guarnición.

4. No abuses de las carnes rojas que son las más altas en grasas saturadas y come más pescado azul, buenísimo, y rico en omega 3.

5. Tan importantes como las verduras va a ser llevar a tu mesa 3 raciones de frutas diarias. Recuerda entre fruta y verdura debemos comer unas cinco raciones, aparte de la cantidad de vitaminas y minerales que la fruta y verdura nos aportan, nos proporcionarán algo fundamental: fibra.

6. Evita las salsas en la medida de lo posible.

7. Cocina a la plancha, así necesitarás usar menos aceite, que aunque en sus proporciones justas es un alimento indispensable, es altamente calórico que hará que nuestra ingesta diaria de calorías se dispare si no andamos con ojo.

8. No pueden faltar dos litros de agua al día, eso se traduce más o menos en unos 8 vasos diarios. El agua es un componente básico para todos los procesos de nuestro cuerpo, somos aproximadamente un 60% agua y todas nuestras células y nuestros órganos requieren de ella para funcionar correctamente. Por lo cual una buena hidratación es fundamental.

9. Intenta realizar de 4-5 comidas diarias, te ayudará a controlarte con las comidas principales.

10. Si vas a meterte a la cama después de cenar intenta que pasen al menos dos horas y que no sea una comida demasiado energética, nos vamos a la cama y no gastaremos todo lo ingerido.

11. Y por último e igual de importante que todo lo anterior: realiza al menos 45 minutos de actividades físicas cuatro días a la semana. Esto te ayudará a equilibrar tu balance de ingesta-gasto calórico, y además te encontrarás con más vitalidad, estarás más fuerte, tu sistema inmune funcionará mejor, dormirás mas placenteramente, tendrás menos problemas articulares, etc.

A sí que ya sabes, sigue estos consejos y a partir de año nuevo ¡come mejor y haz más deporte para sentirte mejor que nunca!

Artículo escrito por José Miguel Martín

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.