¿Es bueno comer a deshoras?

¿Es bueno comer a deshoras?
14/07/2016 Andrea Higuera

¿Es bueno comer a deshoras?

comer a deshoras

Durante las vacaciones tenemos más tiempo libre, nuestros hábitos cambian respecto al resto del año, quedamos más con amigos y solemos salir a tomar algo. Los horarios también se modifican, ya no tienes que levantarte tan pronto para ir a trabajar, por lo que tu alimentación también se ve alterada.

Además, las altas temperaturas hacen que piquemos más entre horas porque nos apetece algo fresquito. Por lo tanto, es fácil alejarse de las buenas costumbres dietéticas y cometer más ‘errores’.

Lo más importante es que intentes seguir tus horarios, sabemos que no van a ser iguales, pero al menos que sean parecidos. Para adelgazar no sólo basta con comer sano, sino también con seguir unos horarios adecuados. Comer a deshoras tiene mucha relación con enfermedades como la obesidad. Además, si no tienes unos horarios establecidos cuando llega el momento, comes con mucha hambre sin control. En este punto los horarios de sueño también son importantes.

Por el motivo anterior, respeta las 5 comidas al día. Está comprobado que cuando tienes mucha hambre se acaban eligiendo opciones de comida poco saludables. Dentro de esas 5 comidas el desayuno es primordial. Es la primera comida del día y la que nos va a dar el ‘combustible’ para comenzar nuestra actividad. ¡No te la saltes! Aprovecha que ahora tienes más tiempo para incluir más alimentos, se acabó eso de sólo un café rápido.

La media mañana y merienda las puedes aprovechar para salir fuera con los amigos y picar algo, que sea saludable. Limita el alcohol (las cervezas de más) y las tapas muy calóricas.

Las comidas, cuanto antes mejor, en los últimos estudios llevados a cabo por la Dra. Marta Garaulet se ha visto que para perder peso, mejor si comes antes de las 15h.

Las cenas ligeras y no más tarde de las 22h, después vamos a dormir y no vamos a quemar esas calorías. Mejor dejar pasar mínimo 2-3 horas desde que cenamos hasta que nos acostamos.

Por último, hidratación y más hidratación, como te hemos aconsejado en varias ocasiones, a base de agua.

Ya sabes, unos horarios establecidos (y mejor si son tempranos) ayudan a controlar tu hambre y tu peso, ¡no los descuides en vacaciones!

Artículo escrito por Andrea Higuera

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.