¿Es bueno eliminar la lactosa de la dieta sin ser intolerante?

¿Es bueno eliminar la lactosa de la dieta sin ser intolerante?
23/05/2017 Nina Eichhorn

¿Es bueno eliminar la lactosa de la dieta sin ser intolerante?

En la actualidad existe una moda muy extendida de eliminar la lactosa de nuestra dieta ¿pero es saludable? ¿Son mejores los productos sin lactosa?

Si una persona padece un nivel de intolerancia alto a la lactosa (existen diferentes niveles de intolerancia), no debe consumir ningún producto que la contenga. Si sigue una alimentación adecuada y obtiene el calcio de otros alimentos ricos en este mineral, como ya os hablamos en esta otra entrada, e incluso productos lácteos sin lactosa, no tiene por qué tener ningún déficit nutricional, pero…. ¿y si no eres intolerante a la lactosa y dejas de consumirla? ¿Habría consecuencias?

Antes de nada… ¿Qué es la lactosa?

La lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y en otros productos lácteos como en el queso, el yogur, la mantequilla, en helados, entre otros. Para digerir este azúcar, el cuerpo necesita una enzima llamada lactasa que se sintetiza en nuestro intestino delgado.

Cuando nuestro intestino no produce suficiente cantidad de esta enzima para poder, estaríamos hablando de que una persona es intolerante a la lactosa.

¿Por qué no deberíamos dejar de consumir lactosa si no somos intolerantes?

A día de hoy, no hay ninguna razón por la que dejar de ingerir lactosa si no eres intolerante a la misma, no va a producir ningún beneficio extra en tu organismo, ni va a hacer que adelgaces más.

Es más, algunos estudios sugieren que la lactasa es inducible por la lactosa, esto quiere decir, que la síntesis de la lactasa es dependiente de la cantidad de lactosa que comemos. Por lo tanto, si nuestro intestino sintetiza perfectamente la lactasa y dejamos de consumir alimentos ricos en lactosa durante un tiempo prolongado, nuestro intestino delgado no va a tener necesidad de sintetizar la enzima, y poco a poco va a dejar de producirla completamente, volviéndonos en consecuencia intolerantes.

Por lo que, no dejes de tomar lactosa por seguir una moda, además, los productos sin lactosa suelen ser más caros que sus homólogos con lactosa.

Si sospechas que puedes ser intolerante, consulta con tu médico para que te haga el diagnóstico pertinente antes de realizar cualquier cambio en tu dieta.