¿Por qué está tan de moda la levadura de cerveza?

¿Por qué está tan de moda la levadura de cerveza?
04/06/2017 Nina Eichhorn

¿Por qué está tan de moda la levadura de cerveza?

Es frecuente incluir en nuestra dieta cualquier alimento o suplemento alimenticio simplemente por el hecho de que todo el mundo lo hace, porque te lo ha recomendado tu vecina, porque le va bien a tu prima o porque lo has visto en la tele, sin saber si nos va aportar algún beneficio extra.

En este artículo te explicamos qué es la levadura de cerveza y sus propiedades con el fin de que puedas decidir si merece la pena incorporarlo en tu alimentación o, por el contrario, seguir con tus hábitos dietéticos habituales y prescindir de él.

¿Qué es la levadura de cerveza?

La levadura de cerveza es un hongo denominado Saccharomyces cerevisiae que se utiliza, entre otras cosas, para la fabricación de cerveza, pan y vino, y que a día de hoy se ha puesto muy de moda como suplemento dietético.

Que no cunda el pánico, el ser un hongo no es perjudicial para la salud, de hecho, gracias a estos microorganismos podemos consumir diversos alimentos de nuestra dieta, como los yogures.

Propiedades de la levadura de cerveza

Es muy rica en proteínas de alto valor biológico (contienen todos los aminoácidos esenciales), las cuales juegan un papel muy importante en la reparación de los tejidos, por ello es muy consumida entre los deportistas y muy valorada en dietas veganas y vegetarianas, además de rica en fibra, por lo que es una gran ayuda para combatir el estreñimiento.

La levadura de cerveza también es alta en minerales como el cromo (importante para estabilizar los niveles de azúcar en sangre), zinc (importante para reforzar el sistema inmune), selenio (propiedad antioxidante), hierro (producción de hemoglobina), fósforo, calcio, silicio y cobre.

También posee un importante contenido en vitaminas del grupo B, vitaminas que participan en los procesos bioquímicos y metabólicos del organismo e intervienen en la formación de glóbulos rojos, por lo que puede ser útil su consumo si se padece anemia.

Además se ha sugerido que su consumo puede mejorar el estrés, el estado de la piel, uñas y cabellos frágiles, ayudar a disminuir la fatiga, bajar el colesterol LDL (malo), y regular la flora intestinal, y por su contenido en ácidos grasos poliinsaturados, mejorar la salud cardiovascular.

¿Dónde la podemos encontrar, y cómo consumirla?

La podemos encontrar en la sección de dietética de nuestro supermercado habitual y en cualquier herbolario o farmacia, y se vende en forma de copos, polvos y en comprimidos.

En el caso de optar por consumirla en forma de copos o polvos, se pueden incorporar en yogures, ensaladas, guisos, postres, cremas y zumos.

Pero cuidado, sí estás interesado en ella por su aporte nutricional, empieza a incorporarla poco a poco y en pequeñas cantidades, ya que su consumo puede generar problemas digestivos e incluso se apunta que en el caso de sufrir determinadas enfermedades como gota, diabetes o enfermedad de Crohn, puede estar contraindicado, y generar efectos adversos así como interacciones con algunos medicamentos, por lo recomendamos también que antes de beneficiarte de sus propiedades, consultes previamente con tu médico en el caso de sufrir alguna patología o consumir algún medicamento.

Artículo escrito por Rocio López