Científicos descubren un mecanismo antienvejecimiento en las granadas

Científicos descubren un mecanismo antienvejecimiento en las granadas
14/07/2016 Andrea Higuera

Científicos descubren un mecanismo antienvejecimiento en las granadas

granada

Científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), en Suiza, han descubierto que una molécula de las granadas, transformada por los microorganismos en el intestino, permite a las células musculares protegerse contra una de las principales causas del envejecimiento. En los nematodos y roedores, el efecto es poco menos que increíble, según las autores del trabajo, que se publica en la revista Nature Medicine. Ahora, se han puesto en marcha ensayos clínicos humanos.

A medida que envejecemos, nuestras células se esfuerzan cada vez más por reciclar sus centrales de energía. Llamados mitocondrias, estos compartimentos internos ya no son capaces de llevar a cabo su función vital, por lo tanto se acumulan en la célula, una degradación que afecta a la salud de muchos tejidos, incluyendo los músculos, que se debilitan gradualmente a lo largo de los años. También se sospecha que una acumulación disfuncional de las mitocondrias juega un papel en otras enfermedades del envejecimiento, como el Parkinson.

Los científicos han identificado una molécula que, por sí misma, logró restablecer la capacidad de la célula para reciclar los componentes de la mitocondria defectuosa: urotilina A. “Es la única molécula conocida que puede relanzar el proceso de limpieza mitocondrial, también conocido como mitofagia”, subraya el coautor del estudio, Patrick Aebischer. “Es una sustancia completamente natural, y su efecto es potente y medible”, agrega.

El equipo comenzó ensayando su hipótesis sobre un sujeto habitual: el nematodo C. Elegans, el favorito entre los expertos en el envejecimiento, ya que después de sólo entre ocho y diez días ya se le considera anciano. La esperanza de vida de los gusanos expuestos a urotilina A aumenta más de un 45% en comparación con el grupo control.

Estos alentadores resultados iniciales llevaron al equipo a poner a prueba la molécula en animales que tienen más en común con los humanos. En los estudios con roedores, como con C. Elegans, se observó una reducción significativa en el número de mitocondrias, lo que indica que se había producido un sólido proceso de reciclaje de las células. En ratones más viejos, alrededor de dos años de edad, el 42% mostró una mejor resistencia mientras corrían que los ratones viejos en el grupo de control.

Posee un precursor de una molécula ‘milagrosa’

La granada por sí misma no contiene la molécula milagrosa, sino más bien su precursor, de forma que esa molécula se convierte en urotilina A por los microbios que habitan en el intestino. Debido a esto, la cantidad de urotilina A producida puede variar ampliamente, dependiendo de la especie animal y la flora presente en el microbioma intestinal. Algunas personas no producen ninguna en absoluto, por lo que es posible que el zumo de granada no les beneficie.

Sin embargo, para aquellos sin los microbios idóneos en sus intestinos, los científicos ya están trabajando en una solución. Los coautores del estudio han fundado una empresa de nueva creación, Amazentis, que ha desarrollado un método para administrar dosis finamente calibradas de urotilina A. La compañía está llevando a cabo los primeros ensayos clínicos que prueban la molécula en seres humanos en hospitales europeos.

Cambio en el paradigma científico

Según el coautor Johan Auwerx, sería sorprendente si urotilina A no fuera eficaz en seres humanos. “Especies que son evolutivamente muy distantes, como C. Elegans y la rata, reaccionan a la misma sustancia de la misma manera. Ésa es una buena indicación de que estamos tocando un mecanismo esencial en los organismos vivos”, añade.

La función del urotilina A es el producto de decenas de millones de años de evolución paralela entre plantas, bacterias y animales. Según Chris Rinsch, coautor y director general de Amazentis, este proceso evolutivo explica la eficacia de la molécula: “No sólo hay precursores de urotilina A en las granadas, sino también en pequeñas cantidades en muchas nueces y bayas. Sin embargo, para que pueda producirse en nuestro intestino, las bacterias deben ser capaces de descomponer lo que comemos. Cuando, a través de la digestión, se produce una sustancia que es beneficiosa para nosotros, la selección natural favorece tanto a las bacterias implicadas como a su huésped. Nuestro objetivo es seguir validaciones clínicas estrictas para que todos puedan beneficiarse de los resultados de estos millones de años de evolución”.

El enfoque de los científicos EPFL ofrece una nueva gama de oportunidades para luchar contra la degeneración muscular que tiene lugar a medida que envejecemos y posiblemente también para contrarrestar otros efectos del envejecimiento. Auwerx, que también ha publicado un descubrimiento reciente sobre los efectos antienvejecimiento de otra molécula en la revista Science, hace hincapié en la importancia en el cambio de juego de estos estudios. “El enfoque nutricional abre un territorio que la industria farmacéutica tradicional nunca ha explorado. Es un verdadero cambio en el paradigma científico”, concluye.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.