Cómo no pasarte con las proteínas

Cómo no pasarte con las proteínas
19/07/2016 Andrea Higuera

Cómo no pasarte con las proteínas

proteínas

Hace unos días saltó la noticia de que los españoles nos pasamos de proteínas en la dieta. Nuestra ingesta media de proteínas está ‘muy por encima’ de los límites superiores recomendados (fijados en el 15% de la energía total) según el estudio ‘Distribución de macronutrientes y fuentes alimentarias de la población española: resultados del estudio científico ANIBES’.

Las referencias de ingesta diaria recomendada de proteínas son de alrededor de 0,8 g/kg de peso en adultos sanos, lo que representa alrededor del 12% de la ingesta total de energía. Esto significa que para un adulto sano de 75Kg, su ingesta de proteínas debería estar en torno a 60 gramos, siendo la ingesta media actual de 74,5 gramos (16,8% de la ingesta total de energía).

Estos 60 gramos de proteína se pueden alcanzar fácilmente con un filete mediano (unos 150g) de pechuga de pollo o un plato de legumbres en la comida y un lomo mediano de merluza o dos huevos en la cena, teniendo en cuenta que el resto de alimentos en la dieta también contribuyen, aunque en menor medida, a la ingesta de proteínas (cereales, lácteos, verduras y hortalizas…).

Para hacerte una idea, la mitad de un plato debería estar ocupado por verduras, y la otra mitad por la proteína (carne, pescado, huevo) y los cereales (arroz, pasta). Sin embargo, en nuestros platos cotidianos, el principal protagonista siempre suele ser la proteína, recuerda que es muy fácil sobrepasar la ingesta recomendada.

En el estudio también se arrojan datos sobre la fuente principal de proteínas en nuestra dieta, que en este caso es la carne y derivados (33,14%), seguido de cereales y derivados (17,38%), y leche y productos lácteos (17,17%), siendo el grupo de pescados y mariscos menos consumido (10,63%), sobre todo por los más jóvenes de la población. Las verduras, hortalizas y legumbres sólo contribuyen un 7% a la ingesta total de proteínas una cantidad muy baja, sobre todo, nuevamente, por los grupos de menor edad.

Esta información debe hacernos recapacitar sobre nuestros hábitos alimentarios. Deberíamos moderar el consumo de carne, sobre todo de embutidos y carne roja y aumentar el consumo de pescados, verduras, hortalizas y legumbres para cumplir con las recomendaciones de una dieta saludable.

Artículo escrito por Andrea Higuera

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.