Cómo organizar los alimentos en la nevera

Cómo organizar los alimentos en la nevera
02/09/2016 Andrea Higuera

Cómo organizar los alimentos en la nevera

nevera

Acabaron las vacaciones, vuelta a la rutina. En un artículo anterior te hemos explicado cómo hacer la compra a la vuelta de vacaciones, ahora bien, ¿cómo organizamos la nevera de forma que cada alimento esté correctamente colocado en cada bandeja con la temperatura adecuada?

La nevera o frigorífico es un electrodoméstico imprescindible en el hogar. Nos permite conservar los alimentos más tiempo evitando el crecimiento de microorganismos patógenos que producen su alteración.

Lo que debemos tener en cuenta para organizar la nevera son dos puntos importantes:

  1. Cada alimento tiene una temperatura ideal de conservación.

  2. Dentro de la misma puede haber diferentes temperaturas y grado de humedad.

Las neveras de hoy en día rondan temperaturas de 3-5˚C, además, hacen que circule el aire por su interior para mantener una temperatura más o menos constante y uniforme. Sin embargo, hay algunas zonas más frías que otras, lo cual debemos tener en cuenta para organizar cada alimento.

La parte trasera es más fría que la parte delantera de la nevera por una simple razón, cada vez que abrimos la puerta de la nevera entra aire caliente, además, la parte generadora de frío se encuentra normalmente en la parte de atrás.

Por otro lado, el aire caliente tiende a subir, por lo tanto la parte inferior de la nevera siempre será algo más fría que la parte de arriba.

Por lo tanto, siguiendo estas pautas deberíamos ordenar los alimentos de la siguiente forma:

1. Alimentos crudos (pescado, marisco, carne): su temperatura ideal de conservación es entre 0-3˚C, por lo tanto, están mejor en la parte de abajo. Además, por cuestiones higiénicas, los alimentos crudos deben estar bien tapados y guardados para evitar el contacto con los alimentos cocinados y que se produzcan contaminaciones cruzadas (por ejemplo que no les goteen encima). Algunas neveras cuentan con un cajón específico para carnes y pescados frescos cuya temperatura ronda los 0˚C.

2. Lácteos (quesos, derivados lácteos), embutidos y productos cocinados: deben estar en la parte de en medio, con una temperatura entre los 3-6˚C. En esta parte también colocaremos los pasteles y productos envasados en cuya etiqueta se indica “una vez abierto conservar en frío”.

3. Huevos, frutas y verduras: les viene mejor la parte alta de la nevera, con una temperatura de 6-7˚C. Hay que tener en cuenta que la mayoría de neveras tiene un cajón específico para frutas y verduras, el cual mantiene una temperatura y humedad ideal para estos alimentos. Por lo tanto, si nuestra nevera cuenta con él los colocaremos aquí.

4. En la puerta se aconseja colocar las bebidas, salsas, conservas abiertas, etc. También en este caso tenemos un espacio específico para los huevos.

Además…

– Debes recordar que hay algunos alimentos que se conservan mejor fuera de la nevera, como las patatas, cebollas, cítricos, frutas tropicales… ya que el frío puede dañarlos.

– No debes tener la nevera totalmente llena, para permitir un correcto flujo del aire que mantenga la temperatura uniforme en la nevera.

– No debes dejar que se acumule el hielo, ya que la nevera no funcionará correctamente. Así como también se debe limpiar y eliminar restos de suciedad de forma periódica.

– Los alimentos calientes hay que dejar enfriarlos previamente a meterlos en la nevera, ya que podrían aumentar considerablemente la temperatura y estropear el resto de alimentos.

– En verano puede ser necesario bajar los grados de la nevera para asegurar la temperatura.

Artículo escrito por Andrea Higuera