Conoce el alga espirulina

Conoce el alga espirulina
01/11/2016 Andrea Higuera

Conoce el alga espirulina

alga espirulina

La espirulina (espirulina máxima y platensis) consumida ampliamente por la población, desde atletas olímpicos hasta astronautas de NASA, goza de una creciente popularidad entre la industria alimentaria de productos dietéticos, en particular, procedentes de Asia y como suplemento de proteínas y vitaminas acuícolas y  piensos animales.

Se trata de una microalga unicelular y filamentosa que pertenece al grupo de las algas verde-azules.  Crece en aguas salobres (más de 30 g/l de sal) y alcalinas (con un pH 8,5-11,0), pero también en lagos de agua azul como el Chad, Níger o el Gran Valle de Rift donde puede ser cosechada y procesada.

Orígenes

Existe en el planeta desde hace unos tres mil quinientos millones de años y su consumo data del siglo XVI cuando los conquistadores españoles descubrieron cómo los Aztecas recogían las algas de sus lagunas y elaboraban un pastel verdeazulado con ellas,  que después consumían.

Dicen que los habitantes de estas poblaciones eran atléticos, sanos y sus corredores dotados de una resistencia extraordinaria para portar el pescado fresco desde la costa hasta los palacios.

A orillas del Chad, los Kanembu recogen estas algas conocidas como Dihé que escurren, trocean y secan al sol y con las que sus mujeres elaboran tortas que venden en los mercados locales. Las cocinan machacadas y mezcladas con pimientos, tomates, sobre mijo, frijoles, pescado y carne. Esta receta supone el 70% de su dieta.

Formas de consumo

Las principales compañías productoras se encuentran en el continente asiático donde se cultiva el alga de forma intensiva. Lo podemos encontrar en polvo, encapsulado, tabletas, harina de diferentes sabores, en pastas para sopa, salsas, barras de granola, golosinas o bebidas instantáneas de frutas y vegetales.

Otros Usos

Es utilizado como colorante por su alto contenido en pigmentos fotosintéticos y en la descontaminación de arsénico del agua por su poder neutralizador de tóxicos.

alga spirulina

Composición nutricional

  • Entre los lípidos destacan: ácido γ-linolénico (GLA) (35 %), ácido linoleico (LA), ácido estearidónico (SDA), ácido eicosapentaenoico (EPA), ácido docosahexaenoico (DHA), ácido araquidónico (AA).

  • Vitaminas: B1, B2, B3, B6, B9, B12 (aunque ésta no es biodisponible), D y E.

  • Minerales: potasio, calcio, fósforo, cromo, cobre, hierro, magnesio, manganeso, sodio, selenio, zinc.

  • Pigmentos: clorofila, xantofila, β-caroteno, zeaxantina, cantaxantina.

Veamos qué hay de cierto en las propiedades que se le atribuyen

1. Pérdida de peso

No son pocas las bondades que se atribuyen a su consumo en algunas dietas como ayuda en la pérdida de peso.

La espirulina contiene el aminoácido esencial fenilalanina que parece aumentar la hormona colecistokinina (CCK) que es la responsable de activar el centro de la saciedad en el hipotálamo. Pero, lo cierto, es que a día de hoy no hay evidencia científica que constate tales efectos.

Lo que sí es cierto es que puede resultar útil como coadyuvante nutritivo para compensar pérdidas vitamínicas y de minerales derivadas de una dieta de adelgazamiento excesivamente hipocalórica y/o desequilibrada.

2. Poder Antioxidante

Contiene carotenos (provitamina A) que se convierte en vitamina A en nuestro organismo,  y una cantidad de vitamina E equiparable a la del germen de trigo.

3. ¿Es cierto que previene el cáncer?

De acuerdo con los resultados del Instituto Nacional del Cáncer (USA) una ingesta de 6 mg alfa-caroteno diaria puede ser eficaz en reducir el riesgo de cáncer. Esa cantidad de alfa-caroteno podría conseguirse con 4 gramos diarios de espirulina, pero también con otros muchos alimentos combinados o por sí solos.

Son los compuestos antioxidantes en el conjunto total de una dieta junto con tu estilo de vida y predisposición genética los que determinan el riesgo de padecer enfermedades crónicas.

4. Colesterol

Posee una alta cantidad de ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs) omega-3 y omega-6, en especial, Ácido γ-linolénico, que poseen propiedades antiinflamatorias, antiarrítmicas e hipocolesterolmiantes.

Su contenido en colesterol es 32,5 mg/100 g, por lo que 10 g de polvo de espirulina (una cuchara sopera) utilizada como complemento proteico nos aportarían, tan solo 1,3 mg de colesterol y 36 kcal. Para hacernos una idea, una cantidad equivalente de proteína de huevo proporcionaría 300 mg de colesterol y 80 kcal.

La dosis media recomendada por la FAO es de entre 2 y 8,5 g al día.

5. Excelente complemento de proteínas pero ¿a qué precio?

La espirulina fresca es en un 90% agua y sólo contiene un 5-6% de proteína pero su versión desecada, contiene cantidades inusualmente altas, hablamos de entre el 55 y el 70% y además, una proteína completa, que contiene todos los aminoácidos esenciales, aunque cantidades reducidas de metionina, cisteína y lisina en comparación con carnes, leche o huevos. Estos aminoácidos son altamente digeribles (60%) por lo que resultan ideales como complemento proteico en casos de malnutrición proteico-calórica o vegetarianos, pero el precio de los formatos que tenemos disponibles que rondan los 50 € el kilo no están al alcance de todos los bolsillos.

6. Vegetarianos

Recordemos que la vitamina B12 “sólo” se encuentra en productos de origen animal. Aunque la espirulina desecada presenta altas cantidades de la vitamina, encontrándose una elevada concentración en preparados comerciales, el 83% es pseudovitamina B12 que, apenas es absorbida por el intestino humano, por lo que, la personas que siguen una dieta vegana no deberían descuidar sus niveles y complementarla con un suplemento de vitamina B12 o cereales fortificados a fin de prevenir la anemia perniciosa.

7. ¿Es seguro su consumo?

Se tiene constancia de que son muchas las especies de algas verde-azules que producen una toxina conocida como microcistina, que produce daño hepático, por lo que si el cultivo no se da en condiciones controladas no se puede descartar que puedan darse casos de sustitución de especies y/o contaminación.

Deben tener especial precaución embarazadas, niños, ancianos, enfermos en diálisis, inmuno-comprometidos o en tratamiento con inmunosupresores y fenilcetonúricos, ya que contiene fenilalanina.

Artículo escrito por Leticia López

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.