Consejos dietéticos para dormir como un bebé

Consejos dietéticos para dormir como un bebé
30/03/2016 Andrea Higuera

Sueño y Alimentación II

Como te contamos en el artículo anterior, tus horas y calidad de sueño pueden determinar tu alimentación, la elección entre unos alimentos u otros y por lo tanto, tu estado nutricional y tu peso.

A continuación, te damos unos consejos para poder dormir como un bebé.

Hábitos y alimentos que dañan/benefician el sueño

  • Excitantes como cola, té, café y cacao deberían evitarse a partir de las siete de la tarde.
  • Evita las comidas copiosas, pesadas o muy grasas durante el día y en especial en la cena.
  • Hay que mantener unos horarios de comida equilibrados.
  • Cena bien, no te quedes con hambre, pero tampoco te excedas tanto como para sentirte muy pesado/a.
  • Ten en cuenta que tomar muchas proteínas reduce la síntesis de serotonina en el cerebro (un neurotransmisor que participa en los ciclos de sueño y vigilia) y aumenta la producción de adrenalina, lo que nos hace mantenernos más alerta.
  • Especial cuidado con las especias que activan el jugo gástrico en el estómago y dificultan el sueño por molestias digestivas.
  • Los minerales calcio y magnesio permiten las conexiones nerviosas.
  • Incluir a la cena alimentos que hacen que los niveles de las hormonas serotonina y melatonina aumenten. Un ejemplo son los hidratos de carbono como el arroz, vegetales, ensaladas, legumbres o patata estimulan la producción de insulina, hormona que incrementa la disposición del triptófano para formar serotonina. Además, las vitaminas del grupo B que aportan estos alimentos desempeñan un papel muy importante en el sistema nervioso central.
  • También sería adecuado un vaso de leche de vaca, de soja o un yogur natural o de soja, ya que en varios estudios, se ha visto que las proteínas de estos alimentos, y los carbohidratos, aumentan la producción de triptófano, y por tanto serotonina, mientras que las proteínas del maíz o el gluten (trigo, cebada, centeno, avena y otros cereales) han demostrado causar una disminución en su producción, en mayor proporción las del maíz.

Al igual que cuidas tu higiene diaria, cuida tu rutina de sueño, ya que una mayor calidad de sueño te abre puertas a una mejor alimentación.

Artículo escrito por Cynthia Morillas

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.