Desmontando la dieta Alcalina

Desmontando la dieta Alcalina
04/04/2016 Andrea Higuera

La Dieta Alcalina

La dieta alcalina se basa en mantener en 7,4 el pH de la sangre con el objetivo  de que las reacciones químicas en el organismo sean óptimas, para protegernos de determinadas enfermedades, para tratar de conseguir así un peso ideal y mejorar nuestra salud.

El pH de nuestro cuerpo, o el nivel de acidez de nuestro organismo, se mide en una escala de 0 al 14. De 0 a 7 se consideraría un cuerpo ácido mientras que de 7 a 14 sería alcalino.

La dieta alcalina se centra en los alimentos que ingerimos, enfocándolo en cómo pueden afectar a nuestra salud. De esta forma, este régimen alimentario plantea excluir a los alimentos ácidos, dado que defiende que hay ciertos alimentos pueden afectar a la acidez del sistema digestivo, de la orina o de la sangre, causando un déficit en determinados nutrientes como ácidos grasos, proteínas y calcio. Este tipo de dieta apuesta por un consumo de alimentos alcalinos (frutas, verduras) dejando de lado los alimentos ácidos como la carne, el pescado, lácteos y azúcares.

¿Es esto cierto? Veamos…

Clasificación de los alimentos en ácidos y básicos

dieta alcalina

Los supuestos beneficios de la dieta alcalina

1. ¿La dieta alcalina puede modificar el pH del organismo con la dieta?

El pH del estómago es tan ácido que ningún alimento consigue modificar el pH del sistema digestivo.

2. ¿El cáncer crece mejor en medios ácidos?

La alimentación no altera el pH de la sangre. Los impulsores de esta dieta plantean que modificando el pH sanguíneo las células cancerosas no sobrevivirían. Sin embargo, cualquier mínima modificación en el pH afectaría a todas las células del ser humano, cancerígenas o no, lo que conllevaría un grave riesgo para la salud.

3. ¿Sirve como tratamiento del sobrepeso y la obesidad?

La dieta alcalina no es una manera saludable de perder peso. No hay evidencia científica de que la dieta alcalina sea eficaz como planteamiento dietético para prevenir o tratar el exceso de peso.

4. ¿La proteína animal favorece la osteoporosis?

La orina es el único fluido del organismo que puede ver alterada su acidez en función de la dieta. Un estudio  mostró que una dieta rica en carne aumentaba el pH de la orina, pero no se relacionó con la salud de los participantes.

Varios autores defensores de la dieta alcalina sugieren que para neutralizar la acidez en el organismo se tiene que eliminar parte del calcio presente en los huesos y esto aumentaría el riesgo de padecer osteoporosis. Sin embargo, importantes estudios publicados en las revistas científicas de prestigio señalan que la carga ácida de los alimentos no tiene efectos negativos sobre la salud ósea.

En conclusión

  1. La dieta alcalina no tiene base científica. Es pseudo-ciencia.
  2. Alcaliniza el pH de la orina, pero NO consigue alcalinizar la sangre. Los riñones regulan el pH sanguíneo para que se mantenga constante. Por lo tanto, vigilar la acidez debería ser una preocupación para los que tienen problemas renales no para la población con riñones sanos.
  3. No se ha comprobado que ayude a prevenir determinadas enfermedades como la osteoporosis, cáncer, diabetes, enfermedades del corazón, artrosis ni ninguna otra patología.
  4. Las proteínas, dentro de un consumo adecuado, ayudan a la absorción del calcio en la dieta.
  5. La pérdida de peso que se consigue con esta dieta no es porque los alimentos cambien el pH de la sangre ni del estómago, sino porque favorece el consumo de alimentos frescos de origen vegetal como frutas, verduras y hortalizas y elimina los alimentos procesados que son muy calóricos.

Artículo escrito por Carmen Martínez de Marañón

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.