Diabetes Mellitus tipo 2. ¿Qué es?

Diabetes Mellitus tipo 2. ¿Qué es?
08/11/2016 Andrea Higuera

Diabetes Mellitus tipo 2. ¿Qué es?

diabetes

En el anterior artículo sobre la Diabetes Mellitus tipo 1 explicábamos los principales tipos de Diabetes Mellitus y las diferencias que existen entre ellos. Si aún no lo has leído, puedes acceder aquí al artículo completo para no perder detalle y tener los conceptos más claros.

Hoy nos adentraremos algo más en profundidad en la Diabetes tipo 2, las causas que producen esta afección, su tratamiento, diversos frentes de prevención y algunas de las dudas más frecuentes.

¿Qué es la Diabetes Mellitus?

Recordemos que la diabetes es una afección crónica que se desencadena cuando el organismo pierde su capacidad de producir suficiente insulina o de utilizarla con eficacia. La insulina es una hormona que se fabrica en el páncreas y que permite que la glucosa de los alimentos pase a las células del organismo, en donde se convierte en energía para que funcionen los músculos y los tejidos. Como resultado, una persona con diabetes no absorbe la glucosa adecuadamente, de modo que ésta queda circulando en la sangre (hiperglucemia) y dañando los tejidos con el paso del tiempo. Este deterioro causa complicaciones para la salud potencialmente letales.

La Diabetes tipo 2

La Diabetes Mellitus tipo 2 es el tipo más común de diabetes. Suele aparecer en adultos, pero cada vez hay más casos en niños y adolescentes. En la diabetes tipo 2, el organismo puede producir insulina pero, o bien no es suficiente, o el organismo no responde a sus efectos, provocando una acumulación de glucosa en la sangre.

Las personas con diabetes tipo 2 podrían pasar mucho tiempo sin saber de su enfermedad debido a que los síntomas podrían tardar años en aparecer o en reconocerse, tiempo durante el cual el organismo se va deteriorando debido al exceso de glucosa en sangre. A muchas personas se les diagnostica tan sólo cuando las complicaciones diabéticas se hacen patentes.

El número de personas con diabetes tipo 2 está en rápido aumento en todo el mundo. Este aumento va asociado al desarrollo económico, al envejecimiento de la población, al incremento de la urbanización, a los cambios de dieta, a la disminución de la actividad física y al cambio de otros patrones de estilo de vida.

diabetes

 ¿Cuáles son las posibles complicaciones?

Las personas con diabetes corren un mayor riesgo de desarrollar una serie de problemas graves de salud. Unos niveles permanentemente altos de glucemia pueden causar graves enfermedades, que afectarán al corazón y los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios. Además, las personas con diabetes también corren un mayor riesgo de desarrollar infecciones. En casi todos los países de ingresos altos, la diabetes es una de las principales causas de enfermedad cardiovascular, ceguera, insuficiencia renal y amputación de extremidades inferiores. Mantener los niveles de glucemia, de tensión arterial y de colesterol cercanos a lo normal puede ayudar a retrasar o prevenir estas complicaciones diabéticas.

¿Se puede prevenir?

La Diabetes de tipo 2, que es la que aparece con más frecuencia al estar relacionada con la obesidad, se puede tratar de evitar en gran medida adoptando unos hábitos de vida saludables.

“Diferentes estudios han demostrado que la actividad física y la pérdida de peso previenen el desarrollo de diabetes en personas con predisposición a ésta, incluso en aquellas que ya presenten algún grado de alteración de la tolerancia a la glucosa (o prediabetes)”, afirma Rebeca Reyes, coordinadora del Grupo de trabajo de Diabetes Mellitus de la SEEN. “Además, en el recientemente publicado estudio Predimed se demuestra que la dieta mediterránea previene la enfermedad cardiovascular por lo que debería ser la dieta de elección”.

¿Quién puede verse afectado?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene en su primer “Informe mundial sobre la diabetes” que actualmente 1 de cada 11 personas en el mundo ya padece el trastorno. Las cifras también indican que el número de personas afectadas prácticamente se ha cuadriplicado en los últimos 30 años.

Cualquier persona podría sufrir diabetes, pero se aconseja realizar un estudio de prediabetes a todos los adultos con sobrepeso (índice de masa corporal mayor de 25 kg/m2) y con otro de estos factores de riesgo adicional:

  • Sedentarismo
  • Familiares de primer grado con diabetes
  • Mujeres con diagnóstico previo de diabetes gestacional o que tuvieron un niño que nació con peso elevado (más de 4 Kg)

  • Hipertensos (presión arterial por encima de 140/90 mmHg)
  • Alteraciones en el colesterol (HDL menor de 35 mg/dl y/o triglicéridos por encima de 250 mg/dl.)

  • Mujeres diagnosticadas de ovario poliquístico
  • Alteraciones de la glucosa en ayunas o intolerancia a la glucosa en una determinación anterior

  • Antecedentes de enfermedad cardiovascular

¿Cuál es su tratamiento?

En la diabetes tipo 2, en general, se puede empezar por un programa de dieta y ejercicio cardiosaludables. Si esto no basta, es posible que el médico recomiende tomar antidiabéticos orales. Cuando los fármacos tampoco son suficientes, será necesario añadir insulina.

Para terminar, algunas pinceladas a tener en cuenta sobre el papel de la dieta en su función como factor cardiosaludable:

  • Reducir al máximo el consumo de azúcares simples y refinados añadidos a los alimentos, que al ser de absorción rápida elevan bruscamente los niveles de glucosa en la sangre.

  • La ingesta de grasas saturadas ha de ser inferior al 7 % del total de calorías.
  • El aceite de oliva tiene que ser la grasa predominante.

  • Disminuir al máximo las grasas de origen animal: mantequilla, crema de leche, tocino, etc. Es preferible sustituirlas por el consumo de pescado.

  • Las carnes, pescados y huevos son ricos en proteínas y también contienen grasas, pero no hidratos de carbono.

  • Repartir las comidas en varias tomas al día, evitando comidas copiosas.

Artículo escrito por Julia Jiménez

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.