Dieta vegetariana

Dieta vegetariana
01/04/2016 Andrea Higuera

Dieta vegetariana

La dieta vegetariana es un régimen alimentario que se basa en el consumo de alimentos de origen vegetal, evitando aquellos de origen animal. Dentro de la cual, encontramos numerosas variantes, de la menos a la más estricta:

  • Dieta ovo-lacto-vegetariana: incluye el consumo de leche, productos lácteos y huevos.
  • Dieta lacto-vegetariana: incluye la leche y productos lácteos.
  • Dieta ovo-vegetariana: incluye el consumo de huevos.
  • Dieta vegetariana estricta o vegana: excluye todas las carnes, pescados y productos animales como la leche, productos lácteos y huevos.
  • Otras: en los últimos años se han ido desarrollando nuevas tendencias con diferentes argumentos para seguir a cavo estas dietas. Como son: crudívoros (sólo alimentos crudos y no procesados), frugívoros (frutas, frutos secos, semillas y algunas verduras)…

Las personas que siguen una dieta vegetariana pueden obtener todos los nutrientes necesarios para el organismo. Sin embargo, deben tener conocimientos de cómo combinar los alimentos adecuadamente para ello y no sufrir déficits ni carencias nutricionales. Debemos saber que, cuanto más estricta es la dieta más posibilidades de carencias.

Motivos para seguir una dieta vegetariana

Ética

A lo largo de la historia, los motivos han sido fundamentalmente evitar la muerte y el sufrimiento de los animales, pero también existen ideales de pureza y la creencia de que la abstinencia de carne favorece la espiritualidad y concentración mental. Recientemente se han incluido razones de salud, ecológicas y de distribución justa de los recursos mundiales.

Beneficios para la salud

Algunos de los beneficios que se han reportado son:

  • Protección para el corazón: son dietas bajas en colesterol y ricas en proteínas vegetales.
  • Presión arterial más baja.
  • Control de diabetes: contiene un alto contenido de carbohidratos complejos, fibra.
  • Prevención del cáncer: bajas en grasas, alto contenido en fibra y otras sustancias como fitoquímicos.
  • Conexión con el calcio: siempre y cuando se vigile el consumo de alimentos que aporten este mineral, estas dietas pueden prevenir la osteoporosis y evitar cálculos renales.

Riesgos

Recordar que una dieta ovo-lacto-vegetariana puede ser totalmente equilibrada si se realiza de forma correcta, pero cuanto más alimentos se restrinjan más posibilidad de carencias. Lo mejor siempre es consultar a un especialista (dietista-nutricionista) antes de iniciar este tipo de dietas.

Los déficits más comunes se dan en vitamina B12, hierro, calcio y zinc por la falta de carnes, pescados y mariscos. Además, en ocasiones también se pueden originar déficits en ciertos aminoácidos esenciales, vitamina D y ácidos grasos esenciales. Todos nutrientes de alto valor alimentario.

Este tipo de dietas deben estar especialmente vigiladas en etapas de crecimiento y durante el embarazo y la lactancia, cuando ciertas necesidades nutricionales se incrementan y son fundamentales para una adecuada salud.

dieta vegetariana

Recomendaciones

Una dieta siempre es más equilibrada cuanta más variación exista, incluso restringiendo alimentos de determinados grupos, debemos incluir cuantos más mejor e intentar combinarlos adecuadamente para sacar el máximo beneficio posible.

La dieta vegetariana es saludable siempre y cuando se sepa seguir correctamente. La ayuda de un dietista-nutricionista será fundamental para llevarlas a cavo de manera sencilla y segura. Además de realizarse revisiones periódicas con analíticas para asegurar que se está realizando adecuadamente.

Andrea Higuera y Marta Salas

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.