Diez trucos para controlar los antojos por la comida

Diez trucos para controlar los antojos por la comida
25/07/2017 Nina Eichhorn

Diez trucos para controlar los antojos por la comida

Todos conocemos el deseo voraz de tener un antojo, lo peor de todo es que, cuando sentimos que va apareciendo, va creciendo y acabamos pensando que lo necesitamos ¡ahora! Los ataques desagradables de voracidad aparecen cuando menos los esperamos aunque, normalmente, suelen asaltarnos cuando estamos más relajados y hemos llevado mucho estrés a lo largo del día. ¡En este artículo te contamos 10 trucos que te servirán de ayuda para controlar los antojos por la comida!

1.Desayuna y evita los antojos.

Cuando desayunas, tu cuerpo libera hormonas que regulan tu apetito para el resto del día.

2. Calma el apetito voraz con el té.

Si no tienes ningún problema de salud que lo impida, el caliente sin azúcar puede ser un gran aliado y puede aliviar la sensación de ansia en un instante.

3. Bebe agua.

A veces, es fácil sentir hambre cuando tu cuerpo lo que en realidad necesita es agua. Si  bebes agua cuando sientes que vas a tener un antojo, hará que te sientas lleno y eliminará las ansias.

4. Pasar hambre antes de días festivos o vacaciones, NO es una buena opción.

No comer en estas situaciones con la idea de “compensar” el exceso de calorías que puedas ingerir en los días posteriores aumenta los antojos y, después, será inevitable que comas compulsivamente y de forma descontrolada.

5.Satisfaz tu antojo con alimentos ricos en nutrientes.

En lugar de chocolate u otros alimentos dulces, come un puñado de frutos secos. De esta manera te saciarás y llenarás tu cuerpo de nutrientes.

6. No te saltes las comidas.

Trata de comer con regularidad, incluso si es difícil adaptarte en alguna ocasión. Así, los ataques furtivos del típico snack serán menos probables que te cojan por sorpresa.

7. Aumenta el consumo de aminoácidos.

El anhelo por alimentos dulces podría indicar realmente una deficiencia de ciertos aminoácidos como, por ejemplo, el triptófano. Integra el queso, el pavo o las espinacas en tu dieta para que te ayuden a reducir el apetito crónico.

8. Mastica chicle.

Masticar chicle puede hacerle creer al cerebro que te sientes satisfecho, sobre todo si tienes antojos de dulces. Elige un chicle sin azúcar y mastica un trozo cada vez que tengas ganas de comer un postre o ese cupcake de la tarde.

9.  Haz ejercicio físico.

Cuando sientas que te están entrando las ganas de atracar la despensa, ¡ponte a hacer ejercicio! Simplemente con que salgas a la calle a dar un paseo, puede ser suficiente para ayudarte a despejar la mente y que se te pasen las ganas de picar.

10. Tómate 10 minutos antes de satisfacer tu antojo.

Cuando te empiece a rondar por la cabeza los típicos pensamientos que te incitan a comer, establece una alarma de 10 minutos y tómatelos para distraerte inmediatamente. Trata de cantar, bailar, ducharte ¡cualquier cosa realmente puede ayudarte para dejar de pensar en la nevera!

No olvides tratar a tu cuerpo con respeto. Los antojos y la urgencia de comer pueden ser el resultado de una dieta restrictiva en algunos nutrientes, de estrés o ansiedad. Trata de comer comidas regulares y meriendas para mantener tu azúcar en sangre estable e incorpora todos los principales grupos de alimentos en tu dieta. Además, no olvides que puedes controlarlo, es solo cuestión de práctica.

Isabel Borrás Olivares