¿Son efectivas las dietas cetogénicas para perder peso?

¿Son efectivas las dietas cetogénicas para perder peso?
24/05/2017 Nina Eichhorn

¿Son efectivas las dietas cetogénicas para perder peso?

En los últimos años se han propuesto multitud de nuevas estrategias dietéticas para la pérdida de peso. A la mayoría de estas dietas se las llama “dietas milagro”, pues, han demostrado una baja eficacia en la pérdida de peso y en su mantenimiento a largo plazo.

Desde hace algún tiempo, las dietas cetogénicas se han popularizado como método para adelgazar dada la variedad de ofertas que hoy tenemos de ella, un ejemplo sería la dieta Atkins. Sin embargo, desde el punto de vista médico y nutricional, no deja de ser una estrategia controvertida. En este artículo analizamos las ventajas y desventajas que tiene para nuestra salud el seguir una dieta cetogénica para perder peso.

¿Qué es una dieta cetogénica?

Este tipo de dieta se caracteriza, principalmente, por una reducción muy notable en la ingesta de hidratos de carbono, con el objetivo de fomentar la oxidación de grasas a un ritmo acelerado y dando lugar a la formación de cuerpos cetónicos en nuestro cuerpo.

Concretamente, en esta dieta, la proporción de los hidratos de carbono está alrededor del 10% o menos de la energía total, es decir, muy por debajo de la recomendación nutricional del 50 a 60% de las calorías totales que han de provenir de este macronutriente.

Dependiendo de lo estricta que sea esta dieta, hay diferentes tipos:

  • Las que se permite la ingesta de frutas y/o vegetales en cantidades muy controladas,

  • Las que se elimina por completo toda fuente de hidratos de carbono, prohibiendo la ingesta de cereales, harinas, panificados, frutas, verduras y legumbres,

  • Las que se recurre al ayuno.

Pese a esta variedad, lo común en todas ellas es que la mayor parte de la energía se obtiene de las proteínas y de las grasas.

Ventajas de la dieta cetogénica para adelgazar

Los defensores de este tipo de dieta alegan como ventajas de la misma que da lugar a:

  • Mayor saciedad. Se debe al alto contenido de grasas y proteínas. Estos macronutrientes son más difíciles de digerir por nuestro organismo y, por lo tanto, permanecen durante más tiempo en el estómago que los hidratos de carbono. Además la continua circulación en nuestro organismo de los cuerpos cetónicos promueve la ausencia de hambre.

  • Menor consumo de calorías. Esta situación descrita anteriormente, puede dar lugar a un menor consumo de calorías, lo que finalmente, también influye en la pérdida de peso al reducir la ingesta alimentaria.

  • Mantenimiento de la masa muscular. En algunos estudios se ha comprobado que la masa muscular se sostiene, mientras que, difícilmente, se logra un aumento de la misma.

  • Pérdida de peso. En estudios realizados y comparando la dieta cetogénica con dietas no cetogénicas, ante igual aporte calórico, se ha observado que ambas tienen efectos similares sobre el peso, ya que las pérdidas obtenidas no difieren significativamente entre ambos tipos de dieta, aunque en algunos casos, la dieta cetogénica mostró un efecto levemente superior.

Desventajas de la dieta cetogénica para adelgazar

Aunque este tipo de dieta presenta algunas ventajas, también debemos analizar sus desventajas:

  • Estreñimiento, cansancio y fatiga. Debido a la limitación de la ingesta de vitaminas, minerales y fibra.

  • Mal aliento o halitosis. A causa del exceso de formación de cuerpos cetónicos en nuestro cuerpo.

  • Difícil seguimiento y adherencia. Seguir este tipo de dieta, requiere de cierta preparación y conocimiento sobre la composición de los alimentos para no ingerir más hidratos de carbono de los que se tiene permitidos

    .

  • Limitaciones. Se ha de tener en cuenta que no todas las personas pueden seguir este tipo de dieta, ya que aquellas que tienen enfermedades cardíacas, de hígado o de riñón, tienen mayores riesgos para su salud al seguir una dieta cetogénica, por el alto contenido de grasas y proteínas que contienen.

  • Deterioro de la función cognitiva. En algunos estudios se ha visto un deterioro en la atención, velocidad de memoria, en el procesamiento de información visual rápida y procesamiento de información siguiendo estos tipos de dietas.

Conclusiones

Para resumir, las dietas cetogénicas tienen más desventajas que ventajas y además no cumplen el objetivo para el que han sido diseñadas, es decir, no ofrecen una pérdida de peso significativamente mayor que una dieta de base mediterránea, además de aportar muchos problemas para nuestro cuerpo.

Es necesario que tengamos en mente que la dieta ha de convertirse en un estilo de vida, por ello, es mejor conseguir lograr una mayor adherencia al plan alimenticio mediante una dieta equilibrada que alterar la composición de los macronutrientes de la misma sin tener en cuenta lo que necesita cada persona.

Por ello, es importante saber que cada persona es un mundo y se necesita de una valoración nutricional por un especialista para que, en el momento de intentar adelgazar, a cada persona no le falten nutrientes importantes para que nuestro organismo pueda funcionar al 100%, cosa que no sucede siguiendo las dietas cetogénicas.

Artículo escrito por Felipe Falero Jiménez