El ataque de los turrones y dulces navideños

El ataque de los turrones y dulces navideños
28/12/2016 Andrea Higuera

El ataque de los turrones y dulces navideños

turrón

Si alguien te pregunta cuál es el dulce navideño por excelencia, no te lo piensas dos veces: el turrón. El turrón es una masa dulce con miel, azúcares y clara de huevo, que incorpora almendra tostada y a veces otros frutos secos. En España, el turrón con mayor demanda es el que llamamos Turrón de Jijona, que procede tradicionalmente de dicha región en Alicante.

Sonando todo así de delicioso, ¿cómo no vamos a volvernos locos en Navidad, teniendo la excusa perfecta para tomarlo? Y no solo por los turrones; polvorones, mazapán, roscón de reyes, buñuelos, almendras rellenas… Estamos rodeados y nos miran fijamente desde las estanterías de los supermercados, puestos navideños callejeros, la mesa del comedor de casa de la abuela, nuestra despensa, ¿qué podemos hacer ante la pecaminosa gula y nuestro estudiadísimo objetivo de no convertirnos en bolitas de azúcar durante las Navidades?

Conciénciate

Seguramente ya lo sabes. Los dulces navideños son tremendamente altos en calorías. Ricos en azúcares simples, nada saludables. Adictivos. Fuente de grasas, aunque dependiendo del tipo de dulce, algunos son más ricos en grasas saturadas (aquellos que contienen manteca de cerdo u otras grasas de origen animal). Y lo que más nos importa en realidad: muchos de estos dulces carecen de otros nutrientes más allá de la energía que nos aportan. Son sobre todo desaconsejables para personas diabéticas, en especial si no están controlados. Y no te dejes engañar: el turrón sin azúcar añadido o “light” apenas reduce su aporte energético en 30 ó 50 kilocalorías.

turrones

No hay que obsesionarse

En cambio, recordemos que ningún alimento es “bueno o malo”. De hecho, el turrón de almendras posee también otros nutrientes muy interesantes para nuestro organismo. Por supuesto, son aquellos componentes presentes en el fruto seco.

Como vemos en la siguiente tabla de la Base de Datos Española de Composición de Alimentos (BEDCA), el turrón posee una cantidad considerable de proteínas (7 de los 9 aminoácidos esenciales), además de grasas, que en el caso de este alimento son exclusivamente de origen vegetal y proceden de la almendra. Predominan los ácidos grasos monoinsaturados, que son un tipo de grasa cardiosaludable. También presenta ácidos grasos poliinsaturados que igualmente podríamos encontrar en el conocido aceite de oliva virgen, como es el omega 3 en pequeña cantidad y el omega 6. Sorprendentemente, pero a su vez de forma lógica, ya que el ingrediente principal es la almendra, el turrón es un dulce alto en fibra dietética.

turrón

Por último, vemos que es un alimento muy rico en vitamina E, que le confiere cierto potencial antioxidante, y posee unas cantidades elevadas de potasio, fósforo, magnesio y calcio. Con todo esto no queremos decir que nos hinchemos a turrón. Pero sin embargo, puestos a elegir, mejor turrón.

Consejos para esta Navidad

  1. Escoge los dulces más caseros y tradicionales posible.

  2. Intenta no comerlo a diario, sólo en las fechas más importantes.

  3. Procura que la porción sea pequeña, no más de una ración de 30 gramos de una vez.

  4. Bebe mucha agua para aumentar la sensación de saciedad. Hay que mantenerse bien hidratado.

  5. Si vas al gimnasio, o realizas otro tipo de ejercicio físico, organízate para no dejarlo durante las Navidades.

  6. Sabemos que muchas veces es imposible, pero: si la comida es copiosa, intenta no tomar alcohol en exceso y viceversa. Si vas a tomar alcohol, que la comida sea más ligera.

  7. ¡Disfruta!

Artículo escrito por Carlota Acosta

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.