¿Comiste por dos en Navidad? Cuida tu dieta ya

¿Comiste por dos en Navidad? Cuida tu dieta ya
04/01/2016 Carlos Alonso

17 consejos buenos para ti y para tu bebé.

Durante el embarazo el apetito se incrementa y, en navidades, son tradicionales las celebraciones con comidas copiosas y multitud de delicias culinarias. Por esta razón muchas mujeres en tu estado aumentan de peso descontroladamente durante estas fiestas. Y, ahora, en enero, la báscula nos descubre que hemos ganado algunos kilos. No sirve de nada desesperarse, lo hecho, hecho está. Vamos a ser positivas.
Desde Nutrigen te proponemos un plan para controlar tu aumento de peso en función de tu estado/trimestre de gestación en el que te encuentras, así que no busques reducir peso, sino equilibrarlo.
Sigue estos consejos para controlar tu alimentación y, sobre todo, tu salud y la de tu bebé:

1. Te conviene hacer ejercicio pero antes:

Consulta a tu médico, ya que no son aconsejables los ejercicios violentos o que produzcan fatiga. Puedes realizar ejercicio en casa o salir a pasear un par de días por semana. Sé constante, te sentirás bien contigo misma y, en tu estado, es fundamental.

2. Realiza cinco comidas al día durante el embarazo:

Desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Evita que piques entre horas y seguramente se reducirán tus antojos.

3. Bebe de seis a ocho vasos de agua diarios.

Para mantener una buena hidratación.

4. Toma un buen desayuno.

Que deberías variar, incluyendo cuatro alimentos distintos: lácteos, cereales, frutas y frutos secos.

5. Consume productos lácteos.

Ya que te aportan calcio y son beneficiosos para la digestión y la flora intestinal.

6. Ingiere alimentos ricos en fibra como:

Frutos secos, verduras, legumbres, hortalizas, frutas, etcétera.

7. Evita el consumo de embutido y vísceras durante el embarazo.

8. Utiliza la sal con moderación.

Ya que retiene líquidos. En todo caso, toma sal yodada para asegurar aportes adecuados de yodo.

9. Cocina los alimentos al vapor o a la plancha evitando los fritos, consiguiendo así un menor aporte de grasa.

10. No tomes alimentos o condimentos fuertes.

Condimentos como salsas o especias muy picantes.

11. No abuses de los azúcares.

Cuidado con los dulces y bollería.

12. Disminuye o evita el consumo de aquellas sustancias que contengan cafeína.

Porque esta inhibe la absorción de hierro y, aunque la madre la elimina pronto, el feto tarda mucho más, alcanzando niveles iguales a los de la madre.

13. Mucho cuidado con consumir alimentos crudos o poco cocidos ya que pueden producir intoxicaciones.

Carne cruda, marisco o pescado crudo…

14. Presta atención a las etiquetas de los alimentos.

Especialmente si sufres alguna alergia o intolerancia alimentaria.

15. Evita el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas.

Está demostrado científicamente que son perjudiciales para el desarrollo del feto. Por tanto, evítalos a toda costa en el embarazo.

16. Consume pescado azul dos veces por semana.

Ya que aporta ácidos omega 3 beneficiosos para el desarrollo del bebé. También es importante el consumo de alimentos ricos en vitamina A, como zanahorias, para proteger tu sistema inmunológico.

17. Por último, cuidado con las dietas detox o dietas depurativas.

Se basan en el consumo de un sólo grupo de alimentos o un único plato como, por ejemplo, los “caldos depurativos”. Estas dietas vuelven a la actualidad en fechas señaladas, como ahora, tras las navidades, pero carecen de fundamento científico, desequilibrando nuestra dieta y hábitos alimentarios, por lo que nos perjudican más que benefician. Si quieres más información los nutricionistas de Nutrigen han preparado un apartado especial sobre estas dietas detox.

Numerosos estudios revelan que un exceso de peso en la etapa del embarazo y la retención del mismo durante la lactancia son factores de riesgo de obesidad, por lo que te sugerimos mantener una alimentación regular y un control de la ingesta calórica como parte de un embarazo y una lactancia saludables. Nutrigen te ayuda a conseguirlo.
En general, durante el primer trimestre de gestación debes asegurar el aporte de nutrientes de buena calidad. En el segundo trimestre debes incrementar las calorías para el buen desarrollo del bebé y para no comprometer la futura lactancia. En el tercer trimestre deberías aumentar la demanda de energía y nutrientes por el aumento elevado en el peso del bebé.

Artículo escrito por Cynthia Morillas

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.