En mi casa no me apoyan haciendo dieta

En mi casa no me apoyan haciendo dieta
16/09/2016 Andrea Higuera

En mi casa no me apoyan haciendo dieta

dieta familia

Seguir una dieta equilibrada puede resultar a veces complicado y, más aún, cuando tu entorno, con niños y pareja, en vez de apoyarte, lo hace más difícil. Si este es tu caso, que en casa no puedes comer todo lo bien que te gustaría, queremos darte una serie de consejos para que lideres el cambio en tu dieta y que tu familia no sólo te apoye, sino que también forme parte de ello. ¡Vamos allá!

El apoyo de los tuyos siempre es importante para tomar decisiones y llevarlas a cabo, si no lo tienes conviene que lo intentes conseguir. Como ya te hemos comentado en un artículo anterior, es imprescindible que hables con tu familia y mentalices a los demás que ponerte a dieta no es un sacrificio ni para ellos ni para ti, sino un beneficio para todos, un cambio hacia unos hábitos alimentarios mejores. Tu conducta se puede convertir en un modelo a seguir, sobre todo para los más pequeños. Es una oportunidad perfecta para inculcarles una correcta educación nutricional.

Hazles partícipes en la compra, la colocación de alimentos, la preparación y la cocina. De esta forma, aprenderán el trabajo que conlleva y ampliarán sus conocimientos culinarios. Puedes tomártelo como impartir clases de cocina a tu familia, así eliges las recetas que se hacen, dejando que ellos aporten también algunas de sus ideas, seguro que es mucho más divertido. Hacerles que formen parte de tu “equipo” aumentará las posibilidades de éxito.

Deshazte de alimentos poco saludables o guárdalos en sitios donde no puedas verlos. Así evitarás tentaciones y seguramente tu familia a su vez reduzca el consumo de estos alimentos.

Proponeos retos y objetivos de alimentación que vayan premiados. Por ejemplo, si habéis comido 3 piezas de fruta todos los días de la semana, el fin de semana hacéis una escapada juntos al campo o vais al parque de atracciones. Es una forma de motivar a toda la familia.

Lo que debes saber es que, para hacerlo bien, es importante no imponerles tus ideas o el cambio que tú quieres, sino explicarles qué conlleva y qué aporta cada opción y dejarles elegir libremente.

Si el plan no funciona en tu casa, siempre puedes apoyarte en alguna amiga para que sigáis un plan de alimentación o de ejercicio juntas. ¡La unión hace la fuerza y en esta ocasión también!

Artículo escrito por Andrea Higuera

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.