Enfermedad Celíaca

Enfermedad Celíaca
07/03/2016 Andrea Higuera

¿Qué es la enfermedad celíaca?

La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune, causada por una intolerancia permanente al gluten. Si una persona intolerante toma gluten, su sistema inmune se activa identificándolo como un cuerpo extraño que debe ser eliminado. Esta respuesta de defensa afecta también al revestimiento del intestino delgado causando daño a las vellosidades intestinales, encargadas de la absorción de nutrientes. Según estas vellosidades se van atrofiando (clasificación de Marsh), éstas dejan poco a poco de absorber nutrientes. A mayor atrofia, menor absorción, pudiendo causar una desnutrición severa. Por ello, es tan importante la detección y diagnóstico de la enfermedad lo antes posible, ya que si se sigue ingiriendo gluten, el daño sigue ocurriendo, y llegados a cierto punto, los daños en el intestino pueden ser irreversibles.

¿Qué es el gluten?

El gluten es una proteína amorfa que se encuentra en la semilla de muchos cereales (trigo, cebada, centeno, espelta, triticale y avena) combinada con almidón. Esto lo convierte en una proteína presente en multitud de productos del mercado que se elaboran a partir de estos cereales.

trigo

Síntomas

Esta enfermedad tiene un componente genético, y puede aparecer en cualquier momento de la vida.

En el niño pequeño, los síntomas varían dependiendo del momento de la introducción del gluten en la dieta. Las manifestaciones clínicas más frecuentes son: diarrea crónica, falta de apetito, vómitos, dolor abdominal recurrente, laxitud e irritabilidad, apatía, introversión y tristeza. Los signos más frecuentes son la malnutrición, la distensión abdominal, la hipotrofia muscular, el retraso en la ganancia de peso y crecimiento, la anemia ferropénica y la hipoproteinemia.

El niño mayor y el adolescente pueden no tener síntomas digestivos. La enfermedad puede presentarse como una anemia ferropénica rebelde a la ferroterapia oral, estreñimiento, dolor abdominal, menarquia retrasada e irregularidades menstruales, cefaleas, artralgias y hábito intestinal irregular. Los signos que presentan con mayor frecuencia son la talla baja, aftas orales, hipoplasia del esmalte, distensión abdominal, debilidad muscular, artritis, osteopenia y queratosis folicular.

En el adulto la enfermedad puede tener distintos patrones de presentación. La descripción clásica de la enfermedad que incluye las manifestaciones de un síndrome de malabsorción grave con esteatorrea y signos de malnutrición es, hoy en día, excepcional. No obstante, algunos adultos cuya enfermedad pasó desapercibida en la edad pediátrica pueden debutar con un cuadro de estas características, a raíz de un acontecimiento vital estresante, una gastrectomía o el embarazo.

enfermedad celiaca

Tratamiento – Dieta sin gluten

El único tratamiento que ha demostrado ser efectivo es el seguimiento de una dieta estricta sin gluten de por vida. La dieta sin gluten debe basarse en una alimentación variada y equilibrada que combine fundamentalmente alimentos naturales y frescos que no contienen gluten (leche, carne, pescado, huevo, fruta, verduras y legumbres) junto con los cereales que no contienen gluten (arroz, maíz, mijo, sorgo).

Debe evitarse en la medida de lo posible los productos manufacturados, elaborados y envasados, ya que son alimentos transformados que han sufrido una manipulación y pueden contener gluten. Además, el gluten puede estar añadido como aditivo durante el proceso de fabricación.

Por todo ello, como norma general debe eliminarse de la dieta diaria los productos al granel, elaborados artesanalmente o los que no estén etiquetados, donde no se pueda comprobar el listado de ingredientes.

sin gluten

Artículo escrito por Laura Nadador

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.