Entrantes bajos en colesterol

Entrantes bajos en colesterol
18/12/2015 Carlos Alonso

Estos entrantes son bajos en colesterol, bajos en grasas saturadas y azúcar refinado. Hemos tenido en cuenta que sean altos en fibra y grasas poliisaturadas. De tal forma que se ayuda a la bajada y control del colesterol para proteger nuestra salud cardiovascular.

-Primeros platos bajos en colesterol.
-Segundos platos bajos en colesterol.
-Postres bajos en colesterol.

Ensalada variada al gusto, con nueces

Nueces, almendras y otros frutos secos pueden mejorar el colesterol en la sangre. Rico en ácidos grasos mono y poliinsaturadas, las nueces también ayudan a mantener los vasos sanguíneos saludables.
Incluir nueces en las ensaladas es muy importante para bajar los niveles de colesterol.

Huevos rellenos de champiñón

Ingredientes.

Huevos
Gambas
1 cebolleta
1 diente de ajo
Champiñones en conserva (370 gr. aprox.)
Mayonesa
Aceite de oliva virgen extra
Agua
Sal
Perejil

Preparacioón.

1. Cuece los huevos que vayas a necesitar en una cazuela durante aproximadamente 10 minutos, y cuando estén listos, quítalos la cáscara y córtalos por la mitad, sacando las yemas.
2. Para preparar el relleno, pela y pica la cebolleta y el diente de ajo finamente y pon a pochar en una sartén con un chorro de aceite. Pica ahora los champiñones, agrégalos a la sartén y cocínalos un poco.
3. Sazona. Pela y pica las gambas e incorpóralas. Añade ahora las yemas reservadas. Coloca el relleno en un vaso batidor, y tritura con la batidora eléctrica. Introduce la masa en una manga pastelera y rellena los huevos cocidos.
4. Añade ahora por encima mayonesa, puede ser comercial o la puedes hacer casera.

Tapa de pan con tomate y jamón ibérico

Este pincho es muy fácil de elaborar, pero resulta delicioso y saludable.

Ingredientes.

Jamón serrano ibérico
Tomates
Barra de pan
Aceite de oliva virgen extra

Preparación.

1. En primer lugar, corta la barra de pan (si es integral,mejor) en rebanadas de aproximadamente un dedo de grosor.
2. A continuación, puedes hacer dos cosas: la primera, es cortar tomates por la mitad y frotarlos con las rebanadas de pan, de manera que el pan quede impregnado con un poco de la pulpa del tomate; o puedes rallar varios tomates y añadir con una cucharita un poco de esa pulpa rallada en cada rebanada de pan.
3. A continuación, añade sobre cada rebanada de pan con tomate unas gotas de aceite de oliva. por último, incorpora una loncha de jamón sobre cada rebanada con tomate.

Artículo escrito por Laura Nadador

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.