Errores en la alimentación infantil

Errores en la alimentación infantil
07/03/2016 Andrea Higuera

Errores en la Alimentación Infantil

En los últimos años se ha descuidado bastante la alimentación infantil, olvidando la importancia de alimentarse bien a edades tempranas. La apreciada Dieta Mediterránea ha dado paso a multitud de productos procesados, comida rápida de bajo precio y fácil acceso pero nutricionalmente desequilibrados.

Numerosos estudios revelan que la dieta actual de los niños está gravemente descompensada. Es mucho más fácil y rápido comprar una caja de bollos y solucionar el almuerzo de una semana, que preparar un bocadillo o una fruta con un puñado de frutos secos para cada día; tomar un refresco para merendar que preparar un zumo natural de frutas.

Pero esta no es la solución, se debe aprender desde pequeño a llevar unos buenos hábitos alimentarios y comprender que la clave es comer de todo en su justa medida, así como compensar los excesos. Y es que no hay mejor momento que aprender a comer bien desde pequeño, ya que los hábitos que se adquieran a esta edad les acompañarán muy probablemente durante el resto de su vida. Para ello, los padres deben ser el ejemplo a seguir para sus hijos.

fast food

¿Cuáles son los errores más comunes en la alimentación infantil?

  1. Consumo excesivo de proteínas de origen animal. Los niños suelen preferir comer platos a base de carnes y embutidos (hamburguesas, carne picada, salchichas…).
  2. Bajo consumo de frutas y verduras, que les aportan multitud de vitaminas y minerales necesarias para su desarrollo.
  3. Abuso de productos procesados, bollería, snacks, fast food… que aportan demasiadas calorías a base de grasas saturadas y azúcares simples, así como elevadas cantidades de sal.
  4. Poco pescado. Es un alimento poco apreciado a edades tempranas, pero aporta proteínas de alto valor biológico y ácidos grasos poliinsaturados, imprescindibles para su crecimiento.
  5. Comen pocos cereales integrales y legumbres, ricos en multitud de nutrientes y fibra.
  6. Demasiados refrescos. Es mejor sustituirlos por agua y zumos de fruta natural.
  7. Desayunos insuficientes. Muchas veces sólo se compone de un vaso de leche antes de ir al colegio. Insuficiente para cubrir las necesidades energética de todo un día llena de clases, deportes, actividades extraescolares, etc.
  8. Raciones demasiado grandes. Disminuir el tamaño de las raciones y respetar las 5 comidas al día.

Efectivamente, se observa un exceso de grasa saturada, hidratos de carbono simples y sal. Así como escasean los carbohidratos complejos, fibra, grasas poliinsaturadas y numerosas vitaminas y minerales. Y es que, los niños están condicionados por la publicidad a la que están expuestos diariamente en los medios de comunicación. La mayoría de veces, influenciados por productos que no son especialmente saludables para ellos.

alimentación infantil

Sedentarismo

Todo esto da lugar a un exceso de calorías innecesarias que sumado a la falta de ejercicio físico que la mayoría de nuestros pequeños tiene hoy en día, puede ser una bomba que a la larga pase factura a su salud. A menudo, no se le presta la suficiente atención a este problema si no se observan situaciones tan objetivas como la obesidad. Sin embargo, es muy probable que esta descompensación puede dar lugar a las enfermedades crónicas del siglo XXI: diabetes, hipertensión, ateroesclerosis, enfermedades cardiovasculares, etc. Las cuales disminuyen notablemente la calidad de vida de quien las padece. Y es que, según informa la Sociedad Española de Hipertensión la obesidad infantil genera cada vez más casos de hipertensión en menores.

sedentarismo infantil

Por lo tanto…

Es necesario un esfuerzo tanto por parte de los padres como de los niños para mejorar su alimentación, evitar el sedentarismo, adoptando un estilo de vida saludable a base de unos buenos hábitos alimentarios y una vida activa. ¡Prohibido pasar horas seguidas jugando a videojuegos, sal a practicar deporte al aire libre!

deporte infantil

Andrea Higuera y Marta Salas

Comments (2)

  1. Esteban 1 año hace

    Buenos días; lo primero agradecerles la información que nos dan que en relación con la alimentación de los niños no puedo estar mas de acuerdo y pienso que gran parte de la culpa de la epidemia de obesidad infantil que padecemos la tiene la administración ya que si se pusiera un impuesto disuasorio sobre toda la pastelería industrial con alto contenido en grasas saturadas ( bollería, aperitivos, galletas y pan, salsas, platos preparados) , disminuiría el consumo de estas grasasas y tendríamos menos obesidad infantil con los problemas futuribles que conlleva

  2. Autor
    Andrea H. 1 año hace

    Buenos días Esteban, muchas gracias por tu comentario. Totalmente de acuerdo, pues no parece coherente que la fruta o la verdura tengan un precio mayor que los productos procesados. Además de la educación nutricional a padres, madres y niños, debería resolverse el problema desde la industria, como indicas, ajustando los precios a favor de nuestra salud y de la de nuestros pequeños, abaratando los productos naturales y aplicando tasas a productos poco saludables ricos en grasas y azúcares. Gracias por tu aportación!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.