Esta Navidad cuidar tu línea es posible

Esta Navidad cuidar tu línea es posible
21/12/2016 Andrea Higuera

Esta Navidad cuidar tu línea es posible

Navidad

Empiezan las Navidades, y con éstas todo lo que ello implica. Comidas de empresa, comidas familiares, las cañas y comidas con los amigos, el turrón encima de la mesa, bebidas a todas horas, roscones tres días antes y  tres días después del día oficial de Reyes…

Y te preguntas si será posible que vuelvas de Navidades con los mismos kilos con los que las empezaste. Suele ser casi, casi… MISIÓN IMPOSIBLE.

En otros artículos hemos hablado de cómo mantener unas pautas dietéticas durante las Navidades para intentar mantener el peso lo mejor posible.

Algunos de los “truquillos” que os dimos fueron:

  • Beber abundante líquido en las horas muertas para hidratarnos.
  • No hacer dieta restrictiva antes de empezar las fiestas.
  • Realizar de cuatro a cinco comidas diarias para evitar los atracones.
  • Intentar cocinar un poco más sano.
  • Llevar un recuento mental de lo que vamos comiendo a lo largo del día.

Hoy vamos a dar un paso más en nuestro enfoque, combinando todo lo anterior con deporte.

Sabemos que pensar en deporte en una época en la que la tentación de salir, beber y dormir está tan presente puede sonar algo difícil, pero con sólo invertir un 4% de las 24h que tiene el día podremos lograr unos resultados sorprendentes.

cuidar la línea

Deporte en Navidad

Puedes poner mil excusas para no hacer deporte durante estas fechas, pero sabes que siempre vas a tener un ratito libre para ello.

Tienes que buscar un momento del día en el que no tengas el estómago lleno y te encuentres lo mejor posible para desarrollar la actividad física en las mejores condiciones.

– Trabajo en casa: en tu domicilio puedes realizar infinidad de ejercicios, y con menos de 60 minutos de actividad estaremos preparados para encarar con otra mentalidad los dulces, carnes, salsas, bebidas y demás trampas calóricas que la Navidad nos pone en el camino. Tienes infinidad de ejercicios, pero estos son los más fáciles y conocidos: sentadillas, flexiones, abdominales  y levantamiento de objetos “pesados” que tengas por casa. Todos estos tienen sus variantes y podremos combinarlos para que nuestra actividad no se haga monótona.

– Deporte con amigos: esta puede ser la actividad más entretenida de todas, y que menos pereza te dará. Todos o casi todos hemos practicado alguna vez un determinado deporte en grupo: un partidito de baloncesto o fútbol, quedar con tres amigos para jugar al pádel, o con uno solo para picaros un ratito al tenis… 

– En solitario: luego tenemos los deportes en solitario como correr o nadar. En el caso de los runners es muy sencillo, es sólo ponerse las zapatillas y echar a correr durante unos 40-50 minutos y eso hará que tus necesidades calóricas de cada día aumenten y te puedas permitir pasarte un pelín, porque al día siguiente habrá un poquito más de running. Y en el caso de la natación pasa exactamente lo mismo, además con la ventaja de que es un deporte que genera un gasto calórico alto, por lo que nuestro despiste diario a lo hora de ingerir calorías podrá ser incluso un poco superior al de los runners. 

– Gimnasio: esta opción es para los amantes de las pesas o los que no quieren pasar frío mientas corren o montan en bici. Probablemente inviertas más tiempo de esos 60 minutos que hemos hablado anteriormente. Pero es una opción muy recomendable también. 

Lo ideal sería poder combinar durante las fiestas el trabajo en casa o en el gimnasio, deporte con amigos y nadar o correr, para ir variando, no aburrirte y a la vez variar los grupos musculares que trabajas.

Y si ninguna de estas opciones te convencen siempre puedes salir a andar una horita a buen ritmo, que también te vendrá muy bien y se gastan más calorías de las que muchos pensábamos.

Así que ya sabes, estas fiestas no tienes excusa. Hay actividades de todos los colores y sabores. No te conformes con pasar la resaca o estar en el sofá esperando la llamada de los amigos. Haz ejercicio, pégate una buena ducha y ¡sal a darlo todo!

Artículo escrito por José Miguel Martín

Comment (1)

Pingbacks

  1. […] cocinados con aceite de oliva, con algún dulce navideño ocasionalmente, como repetidamente se aconsejó antes de las fiestas, hubiéramos mantenido nuestra […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.