Falsos mitos sobre las dietas detox

Falsos mitos sobre las dietas detox
04/01/2016 Carlos Alonso

Dietas detox

Las dietas ‘detox’ o dietas depurativas se basan en la idea de que las toxinas se acumulan en nuestro cuerpo. Estas toxinas nos llegan a través de la comida a causa de todos los productos químicos no biológicos que contienen los alimentos y medicamentos. ‘Detox’ viene de la palabra ¨desintoxicar¨ o ¨desintoxicación¨. También se siguen estas dietas tras periodos de excesos con la comida, como la época navideña, para perder peso.

Estas dietas tratan de seleccionar los mejores alimentos para purificar el organismo y eliminar toxinas, normalmente zumos y batidos a base de frutas y/o verduras. Pero al igual que el resto de ‘dietas milagro’, las dietas ‘detox’ no tienen ningún fundamento científico. Existe en la web una gran variedad de diferentes menús y dietas ¨detox¨ (desde caldos depurativos hasta zumos de frutas). Se ponen de moda en fechas clave, como después de las Navidades, Semana Santa… Pero además de no regirse por ningún soporte científico, desequilibran la dieta y nuestros hábitos alimentarios, provocando más pérdida que beneficio. Además, pueden conllevar efectos secundarios como náuseas, diarrea, cansancio, debilidad, apatía, o dolores de cabeza. No te dejes engañar, la mejor forma de eliminar toxinas es llevar una vida saludable, la cual conlleva:

1. Evitar los principales tóxicos.

Tóxicos como el tabaco y el exceso de alcohol.

2. Llevar una dieta sana y equilibrada.

Rica en frutas y vegetales, ya que estos alimentos ayudarán a contrarrestar los efectos de los agentes tóxicos gracias a sus compuestos bioactivos, pero éstos no sustituyen al resto de alimentos que también deben estar presentes en la dieta: lácteos, cereales, carne, pescado, huevos, frutos secos…

3. Beber 2 litros de agua al día.

Evitar las bebidas gaseosas y azucaradas.

4. Practicar ejercicio físico a diario.

No hay mejor forma de eliminar toxinas.

5. Dormir 8 horas al día.

Es necesario para la recuperación de nuestro organismo y permitir que las funciones fisiológicas se lleven a cabo adecuadamente.

En conclusión, siempre es mejor adoptar un estilo de vida saludable que podamos mantener de por vida, que hacer dietas durante un periodo limitado, tratándose de un remedio transitorio que después nos vuelve a llevar a malos hábitos alimentarios.

Andrea Higuera y Marta Salas

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.