¿Hay infusiones que ayudan a adelgazar?

¿Hay infusiones que ayudan a adelgazar?
18/01/2017 Andrea Higuera

¿Hay infusiones que ayudan a adelgazar?

infusiones

En ocasiones nos puede resultar algo complicado seguir una dieta y consumir alimentos que no nos resultan tan apetecibles. Queremos con todas nuestras fuerzas creer que existen productos mágicos que nos van a hacer perder esos kilitos de más, pero sabemos que los milagros no existen. Sin embargo, podemos llegar a pensar que hay productos que son “alternativas más naturales” y que realmente funcionan contra el sobrepeso. Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto? La báscula también nos engaña: pensamos que hemos perdido grasa porque en poco tiempo tras inflarnos a infusiones de todo tipo, parece que hemos bajado un par de kilos. Luego nos estancamos y no lo entendemos, ¡pero si todavía nos seguimos hinchando a hierbas! ¿Qué está ocurriendo?

Té verde, ¿un “quema grasas”?

En algunos estudios se ha observado que el té verde estimula la oxidación lipídica afectando al sistema nervioso simpático, y esto es debido a su contenido en teína y en catequinas.

Las epigalocatequinas galate (EGCG), la quercitrina y otras catequinas son flavonoides antioxidantes a las que se refieren algunos estudios como componentes antihipertensivos (reduciendo la presión arterial sistólica), antiinflamatorios, antiproliferativos (anticancerígeno), antitrombogénicos, y reductores de los lípidos sanguíneos (no confundir con “quema grasas”). Esto significa que podríamos decir que un consumo moderado de té verde podría ser beneficioso para nuestra salud cardiovascular. Un reciente estudio doble ciego demostró que durante un tratamiento de 12 semanas con una alta dosis que contenía 857mg ECGC en extracto de té verde causaba una importante reducción de la circunferencia de la cintura en mujeres con obesidad central (en abdomen), pero no resultaban los mismos efectos con dosis bajas. Recordemos, de todas formas, que las cápsulas de extracto de té verde tienen una concentración muchísimo mayor que la que nos proporcionaría una taza en forma de infusión, la cual no podríamos tomar en exceso por su alto contenido en teína. Otro estudio demostró que durante el ejercicio intenso – moderado, el extracto de té verde puede aumentar la oxidación lipídica y mejorar la resistencia a la insulina así como la tolerancia a la glucosa en hombres jóvenes sanos.

También es cierto que el té y otras infusiones tienen grandes cantidades de micronutrientes, se ha calculado que las infusiones por sí solas pueden cubrir las necesidades diarias de manganeso, además de contener grandes cantidades de calcio. Sin embargo, por su contenido en fitatos, el té verde puede disminuir la absorción intestinal del hierro si se consume durante las comidas, por lo que no sería aconsejable en personas que padezcan anemia ferropénica o mujeres con menstruaciones abundantes que podrían dar lugar a deficiencia de hierro. Su consumo en exceso puede producir nerviosismo, estrés, insomnio, migrañas e irritación de la mucosa intestinal ya que, recordemos, tiene teína, que es como se le llama comúnmente a la cafeína del té.

Relajantes: Tila y valeriana

Este tipo de infusiones tienen un efecto relajante y ansiolítico que sí podrían “ayudar” de manera muy indirecta en la pérdida de peso, puesto que seguir un régimen severo de adelgazamiento puede suponer una situación de estrés. No consumas estas hierbas si tomas sedantes o antidepresivos.

Pomelo, también en infusión

Es cada vez más habitual hacerse infusiones con pomelo por la creencia de que tiene un efecto saciante. Esto no está del todo demostrado, lo que sí es cierto es que su consumo provoca interacciones con algunos tipos de fármacos, como estatinas, antihipertensivos, antidepresivos, inmunosupresores, corticoides, antigripales, anticonceptivos o antibióticos. En resumen, si tomas cualquier tipo de fármaco consulta con tu médico antes de consumir este tipo de infusión.

Cola de caballo, diente de león y otros diuréticos

El consumo de cola de caballo y otros diuréticos no influye en la pérdida de grasa corporal, tan solo está demostrado su efecto diurético. Es decir, se pierde agua y NO grasa. La báscula puede mostrarte que has bajado dos kilos, pero serán exclusivamente agua, lo que significa que sí se pierde peso pero no se adelgaza.

La cola de caballo (Equisetum arvense) está recomendada contra la retención de líquidos bajo prescripción médica y siempre sin superar la dosis de dos tazas diarias, ya que si se consume en exceso, los efectos adversos (comunes en todos los diuréticos) pueden ser muy graves: fiebre, arritmias, debilidad muscular, hipopotasemia y formación de cristales de ácido úrico en la orina, entre otros. Por tanto, no deben tomarla personas que sufran trastornos cardíacos o hepáticos, que tengan gota, diabetes tipo 2 (porque interacciona con los antidiabéticos orales) o mujeres embarazadas, lactantes y niños.

Conclusiones

El consumo descontrolado de infusiones con pretensiones de adelgazar podría suponer un peligro para la salud. Pero lo peor de todo es lo realmente difícil que es para el consumidor ser consciente de sus contraindicaciones, ya que estos productos se venden de forma indiscriminada en los supermercados sin ningún tipo de indicación en el etiquetado referente a su consumo durante el padecimiento de determinadas patologías. Además, por sí solas no van a lograr mágicamente que adelgaces, el único modo infalible, seguro y eficaz se compone de dos sencillos pasos: dieta sana y ejercicio físico.

Artículo escrito por Carlota Acosta

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.