¡He hecho dieta esta semana y la báscula ni se ha enterado!

¡He hecho dieta esta semana y la báscula ni se ha enterado!
08/07/2016 Andrea Higuera

¡He hecho dieta esta semana y la báscula ni se ha enterado!

báscula

Llevas toda la semana haciendo dieta y cuando llega la hora de le verdad te subes a la báscula y… ¡oh no! Ves que el peso sigue siendo el mismo, no ha bajado ningún gramo o incluso ha subido algo.

No te desesperes, y lo más importante es que no te desanimes ni tires la toalla, es algo muy común ya que le pasa a mucha gente. Puede deberse a diversas razones que te explicamos a continuación.

  • Una de las razones para el sexo femenino en edad fértil es el ciclo menstrual, ya que dependiendo de la fase del ciclo el peso puede fluctuar bastante. El peor momento es la fase premenstrual y durante el sangrado (sobre todo los primeros días) ya que tendemos a retener líquidos y es cuando podemos aumentar más de peso.
  • Si además de la dieta, estás siguiendo un plan de ejercicio físico (lo cual te recomendamos) puedes haber perdido masa grasa y haber ganado masa muscular. Puede que hayas perdido alguna talla pero sigas pesando lo mismo. Como sabrás, la masa muscular “pesa más” que la masa grasa (tiene una mayor densidad) por lo tanto, has podido ganar algunos gramos a base de músculo, te felicitamos porque es una buena noticia.
  • ¡Ojo al momento del día en el que te pones encima de la báscula! Puede que hayas comido o bebido hace poco. Como ya te hemos comentado algunas veces, lo ideal es pesarse siempre en las mismas condiciones, mejor si es nada más levantarte, después de ir al baño y antes de desayunar. Evidentemente, después de comer pesaremos algo más.
  • La pérdida de peso se da porque hay un balance negativo entre la ingesta y el gasto calórico. Es decir, tenemos que gastar más calorías de las que ingerimos. Asegúrate de que estás realizando bien la dieta, para ello puedes hacer un registro diario de lo que comes y apuntarlo en un cuaderno. En este punto también es importante que revises si estás haciendo suficiente actividad física (andar 20 minutos al día se queda escaso).
  • Las salsas suelen ser bastante calóricas y pasarse por alto. Aunque tengas ensalada para la cena, si le añades salsas, que en un principio parecen inofensivas, puedes estar aumentando considerablemente el aporte calórico.
  • Si llevas una dieta muy hipocalórica tu metabolismo puede disminuir o hacerse más lento. No te recomendamos las dietas muy hipocalóricas, ya que a largo plazo no ayudan. La dieta ideal es la que te enseña a comer bien en cada momento.
  • Cuidado con el alcohol. Suma calorías vacías a la dieta que frecuentemente son ignoradas. No sirve de nada tomar una ensalada si luego vas a beber 2 copas. Las calorías se disparan. La mejor bebida para cuando tenemos sed es el agua. Ni refrescos ni zumos azucarados.
  • Los horarios son importantes, pasar muchas horas sin comer hace que no controlemos las raciones y las calorías en la siguiente comida, además, altera nuestros niveles de glucosa en sangre. En este punto es importante recordarte la importancia de las 5 comidas al día.
  • También son relevantes las horas de sueño en nuestro peso, en este artículo puedes leer más sobre ello.
  • Por último, pero no por ello menos importante, la genética también influye. Cada persona es un mundo, a algunos les cuesta perder peso más que a otros, y es que, eso está escrito en nuestros genes. No por ello debemos tomarlo como excusa y dejar de cuidarnos, ya que nuestro peso y aspecto físico es el resultado de la interacción entre los genes y el estilo de vida, en el que está incluido la alimentación. Para descubrir tu genética puedes realizarte el Test Genético de Nutrigen y tener una herramienta con la que saber cuidarte mejor.

Artículo escrito por Andrea Higuera

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.