¿Cómo afecta a nuestro cuerpo no tener un horario fijo de comidas?

¿Cómo afecta a nuestro cuerpo no tener un horario fijo de comidas?
08/05/2017 Nina Eichhorn

¿Cómo afecta a nuestro cuerpo no tener un horario fijo de comidas?

Hoy en día y tal como suele ser parte de nuestro estilo de vida, es muy probable que nos hayamos preguntado alguna vez, sí de verdad es tan importante mantener un horario fijo para realizar nuestras comidas diarias o, sí tan sólo es un mito más de los muchos que existen relacionados con la Nutrición. En realidad, mantener unas pautas saludables en todos los aspectos de nuestra vida es esencial para cuidar de nuestra salud. En este sentido, el horario en el que realizamos nuestras comidas es de vital importancia para mantenernos saludables, lo que se traduce en cuidarnos por dentro y por fuera.

Además de tener en cuenta los horarios de las comidas, primero, es de gran importancia conocer ciertas pautas que debemos tener en cuenta en el momento en que realizamos nuestras comidas, tales como:

  • Sentarnos a comer relajadamente,
  • Masticar bien los alimentos,
  • Comer despacio.

Una vez que las hemos conocido, se ha de tener en cuenta los beneficios que suponen para nuestra salud el mantener un horario fijo en nuestras comidas:

  • Ayuda a mantener el peso. Si mantenemos el mismo horario de comidas todos los días, nunca correremos el riesgo de pasar demasiada hambre porque es una forma de educar a nuestro organismo. En cambio, si no lo hacemos, probablemente, tengamos demasiada hambre a la hora de las comidas, comeremos más rápido y, posiblemente, alimentos menos saludables para nuestro organismo.

  • Mantiene el metabolismo activo y en funcionamiento. Manteniendo el mismo horario de comidas todos los días, se aumenta el gasto calórico que realiza nuestro organismo durante la digestión, absorción y asimilación de los nutrientes de los alimentos (termogénesis de los alimentos)
  • Evita la acumulación de grasa y el sobrepeso. El organismo de la mayoría de nosotros es muy propenso a la acumulación de grasa. Este mecanismo fue una supervivencia para nuestros ancestros pero, hoy en día, hemos de reeducarlo. Una de las mejores maneras de hacerlo es estableciendo un horario fijo de comidas. De esta manera, el cuerpo no echa de menos los nutrientes que necesita y no tiende a ahorra energía por si le faltara en un futuro.

Conclusiones

El mantener un horario fijo de comidas, llevando una alimentación variada y equilibrada, tiene muchos beneficios para nuestro cuerpo.

Lo esencial es cambiar la forma de pensar en relación a la Nutrición, establecer una correcta planificación de las horas de las comidas y no olvidarnos de ninguna de ellas. Además, se ha de cuidar lo que comemos y no perder el control, ya que no sirve con comer cualquier alimento simplemente respetando la hora a la que lo debemos hacer.

Es igualmente necesario ingerir los alimentos que forman parte de nuestras comidas tranquilamente y reservarnos un tiempo para que su digestión se realice de la mejor manera posible.

Artículo escrito por Alfredo Alcañiz