¿Influye mi alimentación en problemas dermatológicos como el acné o la dermatitis?

¿Influye mi alimentación en problemas dermatológicos como el acné o la dermatitis?
15/11/2016 Andrea Higuera

¿Influye mi alimentación en problemas dermatológicos como el acné o la dermatitis?

acné

La piel es el contacto de nuestro cuerpo con el mundo exterior. Y sufre con ese contacto. Pero, desde el punto de vista de la nutrición ¿podemos mejorarla? Tal vez si comprendemos cómo funciona podamos ayudarla y, por ejemplo, disminuir el acné y mejorar otras dolencias que nos causan tantos sinsabores.

Acné

El acné es un problema muy común entre la población adolescente. Tiene una base genética, y es causado por varios factores como cambios hormonales, glándulas sebáceas demasiado activas en la piel, y bacterias. Por el momento, ningún alimento en sí ha probado científicamente causar de forma clara el acné. Por lo tanto, el mito de que el chocolate produce acné no es cierto.

Sí que se ha visto relación entre la carga glucémica y el acné, siendo recomendable evitar los dulces y aumentar los hidratos de carbono complejos y la fibra en la dieta (legumbres, cereales integrales, verdura y fruta).

Dermatitis atópica

En cuanto a la dermatitis atópica, no se ha encontrado una relación directa entre su aparición y la nutrición, aunque en diversos estudios, vemos que más del 80% de los niños observados, consumen pescado de manera muy poco habitual. Aunque no se ha demostrado que este hecho esté implicado en la aparición de dermatitis atópica.

Un parámetro que sí que se ha observado en un estudio es que los pacientes con dermatitis atópica alimentados mediante lactancia materna, tenían menor afectación del estado nutricional.

Importancia de las vitaminas en la salud de la piel

La vitamina A ayuda a la formación y curación de los tejidos, mientras que las vitaminas del grupo B combaten el estrés. Algunas vitaminas aplicadas a la piel son más eficientes en aumentar sus niveles nutritivos en nuestro organismo.

Se considera que la vitamina A, el beta caroteno, los antioxidantes coloridos, té verde y aceite de pescado en la dieta tienen efectos positivos. Una dieta que proporciona la cantidad adecuada de proteínas, grasas y aceites saludables y antioxidantes provenientes de frutas y verduras pueden ayudar a mantener la buena salud de la piel.

Algunos compuestos de los alimentos tienen efecto antioxidante como protectores de la dermis. Dentro de dichos compuestos se encuentra el licopeno, un carotenoide presente en el tomate y sus derivados, responsable de la acción preventiva del daño solar. La ingesta habitual de estos carotenoides es muy útil para proteger la piel del fotoenvejecimiento.

La deficiencia de vitamina C origina escorbuto, consistente en alteraciones bucales con sangrado de encías, pérdida de piezas dentales, anemia y problemas dermatológicos, así como hemorragias y problemas en la cicatrización de las heridas.

El déficit de niacina genera pelagra, que tiene como síntomas alteraciones tanto gastrointestinales como dermatológicas. El signo más claro de la pelagra es el llamado collar de Casal en el que aparecen coloraciones oscuras en forma de manchas dérmicas en cuello, muñecas y rodillas.

Niveles bajos de ácido pantoténico también pueden desencadenar alteraciones dermatológicas.

La deficiencia de biotina origina principalmente dermatitis.

Importancia de los minerales en la salud de la piel

El zinc constituye un elemento clave en muchos mecanismos celulares. Habida cuenta del rápido recambio de las células de la epidermis, el zinc es especialmente necesario para tener una piel y un pelo más sanos. El zinc también es necesario para la biosíntesis de los ácidos grasos, el metabolismo de la vitamina A y las respuestas inflamatoria e inmunitaria. La absorción de zinc puede ser inhibida por niveles excesivos de calcio, hierro o cobre como consecuencia de un fenómeno de competición en los canales de absorción. Los fitatos presentes en los cereales quelan el zinc y disminuyen así su disponibilidad.

El selenio tiene una acción antioxidante que contribuye al retraso del envejecimiento de las células cutáneas. Se encuentra en los huevos, productos lácteos y los champiñones.

En cuanto al cobre, la carencia de esta vitamina debilita la piel. Se encuentra en frutas, legumbres y en las ostras.

Signos cutáneos asociados a una dieta desequilibrada

Los signos visibles de que tu dieta no es equilibrada y que, seguramente, tengas déficit de algún nutriente son los siguientes:

  • Descamación generalizada
  • Costras
  • Alopecia areata
  • Ausencia de pigmentación
  • Débil crecimiento del pelo
  • Pelo fino, quebradizo y apagado
  • Seborrea grasa
  • Pioderma recurrente
  • Mala cicatrización
  • Otitis

Artículo escrito por Alberto Blanco

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.