La fruta de invierno me aburre, ¿qué puedo hacer?

La fruta de invierno me aburre, ¿qué puedo hacer?
17/01/2017 Andrea Higuera

La fruta de invierno me aburre, ¿qué puedo hacer?

fruta de invierno

Como es lógico, estaremos ya hartos de escuchar por todas partes que la fruta es súper importante, que hay que tomar al menos 3 piezas al día, y creemos que lo tenemos todo muy asimilado y aprendido. Pero lo cierto es que cuando llega el otoño y el invierno, y con ellos el frío, es habitual que relacionemos la fruta con el verano y se nos olviden completamente, o bien, pensemos que solo existen las naranjas y las mandarinas que, a la larga, aburren.

Para empezar, deberíamos concienciarnos de verdad y conocer la importancia que tiene cuidar la alimentación durante todo el año, también en otoño e invierno. Y aunque no lo creas, no todo son naranjas y mandarinas. ¿Conoces otras frutas que están de temporada durante el invierno? Plátano, pera, manzana, naranja, mandarina, limón, pomelo, mango, caqui, chirimoya, uva, kiwi, granada, fresas… Además, y aunque los nutricionistas siempre somos más partidarios de fomentar el consumo de productos locales, a la hora de elegir no podemos quejarnos, ya que el invierno es la perfecta oportunidad para probar otras frutas menos habituales en nuestra dieta, como son el lichi, el coco, la fruta de la pasión y la piña (¡siempre natural!), que son de importación pero están de temporada.

¿Qué podemos hacer para introducir las frutas con más facilidad?

Naranja

La naranja, podríamos tomarla no solo en forma de zumos naturales, también podemos hacer mermeladas, tomarla en gajos en ensaladas, y lo mismo podemos hacer con las mandarinas.

Limón

Los limones los podemos emplear para aliñar las ensaladas en sustitución del vinagre para aportar un extra de vitaminas. Por ejemplo, queda perfecto en una ensalada de espinacas, en donde interesa combinar la vitamina C del limón con el hierro de las espinacas, puesto que ambos nutrientes se absorben mejor si se consumen juntos.

Granada

La granada, que posee un gran poder antioxidante, es una fruta que suele costarnos tomar simplemente por el trabajo que supone desgranarla. Consejo: desgránala en grandes cantidades con antelación y guarda los granos en un tupper hermético en la nevera. Será mucho más fácil coger y tomarla de postre o añadir unos granos a las ensaladas.

Manzana y Plátano

La manzana y el plátano son las frutas de los postres por excelencia. La manzana podemos asarla, tomarla cruda con yogur, sola, rallada, hacer mermelada, meterla en bizcochos y tartas… pero también en ensaladas o añadirla a cremas de verduras. El plátano es habitual tomarlo solo o combinado con otras frutas, en batidos, en bizcochos… Las posibilidades son infinitas. Descubre más sobre él y por qué debemos perderle el miedo al pensar que tiene muchas calorías en este artículo.

Piña y Mango

Las frutas que son menos habituales en nuestra dieta, como la piña o el mango, no son por ello más difíciles de consumir. Con la piña, una fruta muy diurética y baja en calorías, podemos hacer ensaladas o un cocktail de gambas.  El mango, gracias a su textura, es un alimento muy versátil, con el que podemos elaborar salsas agridulces para carnes o marisco, así como añadirlo a platos de pasta con toques orientales o hacer infinidad de postres y desayunos.

Como hemos visto, ya no valen las excusas. Hay muchas opciones y combinaciones posibles para incorporar la fruta de invierno en tu dieta. Para rematar, os ofrecemos un par de recetas que incluyen fruta como ingrediente clave para el disfrute del plato.

Ensalada otoñal de espinacas y granada

Ingredientes (2 comensales):

  • 2 tazas de espinacas frescas
  • 2 cucharadas grandes de granos de granada
  • 40gr de queso azul
  • 8 castañas
  • Zumo de medio limón
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • ½ cucharada de eneldo
  • Sal y pimienta al gusto

Elaboración:

Antes que nada, ponemos a hervir en agua las castañas con su cáscara durante 10 minutos. Transcurrido el tiempo, las sacamos y las dejamos templar para posteriormente retirar la cáscara y partirlas por la mitad. Lavamos bien las hojas de espinacas. Si son muy grandes, las troceamos. Troceamos también el queso en cuadraditos. Mezclamos las castañas, la granada, las espinacas y el queso. Para el aliño, mezclamos bien el zumo de limón con el aceite, la sal y la pimienta. Servimos cuando las castañas estén aún templadas.

granada

Desayuno invernal: Avena con mango y manzana

Ingredientes (1 comensal):

  • 1 vaso de leche (la que quieras, puede ser entera, semi o desnatada, o bien la bebida vegetal que más te guste)
  • 3 cucharadas de copos de avena
  • 1 cucharada de miel
  • ½ cucharadita de postre de canela
  • Media manzana
  • Un trozo de unos 50gr de mango

Elaboración:

Calienta la leche a fuego fuerte en un cazo. Justo antes de que hierva, baja a fuego medio y añade los copos de avena. Tápalo y deja que cueza durante 10 minutos. Mientras tanto, corta en láminas la manzana y trocea el mango. Cuando la avena esté hecha, sírvela y mezcla con la miel, coloca la manzana y el mango sobre ella y espolvorea la canela.

avena

Artículo escrito por Carlota Acosta

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.