La leche me sienta fatal, ¿seré intolerante a la lactosa?

La leche me sienta fatal, ¿seré intolerante a la lactosa?
07/11/2016 Andrea Higuera

La leche me sienta fatal, ¿seré intolerante a la lactosa?

lactosa

¿Has notado que tras el consumo de leche o productos lácteos presentas síntomas como dolor abdominal, hinchazón, flatulencia, náuseas, vómitos y/o una diarrea ácida y explosiva?

Crees que podrías ser intolerante a la lactosa… Puede que estés en lo cierto.

¿Qué es la lactosa?

Se trata de un disacárido (un tipo de hidrato de carbono), compuesto por glucosa y galactosa (el azúcar de la leche) que están unidas mediante un enlace y requieren de la presencia de una enzima que producimos en el intestino delgado llamada lactasa para su hidrólisis o ruptura y poder así ser absorbido por el intestino delgado.

¿Y la intolerancia a la lactosa?

Cuando los procesos de digestión y absorción de lactosa fracasan por un déficit de lactasa, aquélla llega intacta al intestino grueso donde no debería estar y es fermentada por la microbiota colónica produciendo gases y sustancias osmóticamente activas, lo que hace que llegue al colon una cantidad de agua y electrolitos que no es capaz de regular, produciendo una serie de signos y síntomas clínicos como la diarrea crónica.

¿Cuáles son esos síntomas?

No todos los intolerantes a la lactosa presentan todos los síntomas ni con la misma severidad, pero el síntoma más característico es una diarrea ácida, acuosa y explosiva que puede causar irritación perianal y estar acompañada de meteorismo, fuerte dolor abdominal (retortijones), náuseas y/o vómitos.

Estos síntomas aparecen entre 30 minutos y dos horas posteriores a la ingesta de lactosa y desaparecen unas horas más tarde.

¿Qué lo causa?

Hay varios tipos:

  • Hipolactasia del desrrollo durante los primeros meses de vida.

  • Congénita (la más grave y menos frecuente).

  • Primaria o del adulto, en la que se pierde la actividad enzimática con la edad, es variable según etnia y está condicionada genéticamente. Es responsable de la intolerancia a la lactosa de tres cuartas partes de la población mundial: 90% de asiáticos, 60-70% de afroamericanos, disminuyendo hasta un 4-5% en daneses y suizos.

  • Secundaria, como consecuencia de infecciones, medicamentos (antibióticos), o enfermedad celíaca no tratada, o enfermedad de Crohn entre otros.

¿Qué puedo hacer?

En primer lugar, confirmar el diagnóstico. Existen varios medios diagnósticos, así que a acude a tu médico quien te realizará el más adecuado según tu caso.

Puede consistir en  un Test de hidrógeno espirado, control de glucemia tras sobrecarga oral de lactosa, exclusión de la dieta y provocación posterior o estudio de la actividad enzimática tras una biopsia intestinal.

¿Qué te recomendamos?

  1. No dejes de consumir productos lácteos y alimentos ricos en calcio, ya que corres el riesgo de incurrir en una ingesta deficitaria de calcio y vitamina D, lo que aumenta el riesgo de desarrollar osteopenia y osteoporosis.

  2. Eliminar o reducir el contenido en lactosa de tu dieta recurriendo a las versiones lácteas sin lactosa que nos ofrece el mercado: leche, yogur, quesos, mantequilla. También puedes añadir β-galactosidasa en gotas a la leche para hidrolizarla.

  3. Presta atención al etiquetado, en la lista de ingredientes aparecerá resaltada la palabra leche o lactosa.

  4. Muchos medicamentos contienen lactosa como excipiente, no olvides revisarlo.

Artículo escrito por Leticia López

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.