La pizza la inventaron en Italia, pero… ¿es dieta mediterránea?

La pizza la inventaron en Italia, pero… ¿es dieta mediterránea?
27/09/2016 Andrea Higuera

La pizza la inventaron en Italia, pero… ¿es dieta mediterránea?

pizza

Escuchar la palabra pizza seguro que te abre el apetito, pero muchas veces este plato se relaciona con el término fast food o comida rápida y se elimina frecuentemente de la dieta, sobre todo cuando se quiere adelgazar.

Es originaria de Italia, país que comparte con nosotros la dieta mediterránea, pero seguro que te estarás preguntando… ¿la pizza un plato mediterráneo?, ¿es sana?, ¿la puedo incluir en la dieta?

La base de la pizza es su masa, que está hecha de harina de cereal (normalmente trigo). El tomate y la mozzarella son dos ingredientes fundamentales, y pensarás, ¡si son sanos!, ¿cómo puede ser que la pizza no lo sea? Un alimento en sí no se puede catalogar como bueno o malo (siempre hay excepciones), sino la frecuencia en su consumo, junto con el resto de alimentos, hacen que  nuestra dieta en conjunto sea más o menos saludable. Si comes pizza a menudo pensando que el tomate es sano y con ello además estás comiendo verduras estás cometiendo un error.

Por ejemplo, los frutos secos y la fruta son alimentos básicos y conocidos como alimentos ‘sanos’, pero una dieta sólo a base de ellos no sería saludable, ya que sería desequilibrada y deficitaria en nutrientes. Lo mismo ocurre con el resto de alimentos. Puedes incluir la pizza (estamos hablando de que sea casera) en tu dieta mediterránea de vez en cuando y contribuirá a que ésta sea variada y equilibrada, pero no sería adecuado alimentarte a base de pizza, ya que reemplaza a otros alimentos también necesarios en tu dieta.

La ventaja que tiene este plato es que puedes incluir prácticamente cualquier ingrediente que se te ocurra y así hacer pizza vegetariana, de quesos, carbonara, marinera, boloñesa, hawaiana… De esta forma, existen infinidad de combinaciones que puedes incluir en tu dieta.

En términos nutricionales, la pizza nos aporta hidratos de carbono complejos, y dependiendo de los ingredientes contará con diversas vitaminas y minerales, proteínas, grasas y otros compuestos en diferente cantidad. Prepararla con aceite de oliva virgen sería ideal, así como con una base de verduras y hortalizas.

¡Échale imaginación, puedes hacer de la pizza un plato rico, nutritivo y mediterráneo!

Artículo escrito por Andrea Higuera

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.