¿Los platos de cuchara engordan?

¿Los platos de cuchara engordan?
25/01/2017 Andrea Higuera

¿Los platos de cuchara engordan?

legumbres

Entorno a los ‘platos de cuchara’ hay una gran controversia y un gran desconocimiento sobre lo que realmente “engorda” o no. Cuando pensamos en guisos nos imaginamos un plato muy calórico y con gran cantidad de grasa ¿es esto siempre cierto?

Los ‘platos de cuchara’ suelen ser elaboraciones que, aparte de su ingrediente principal, están acompañados de otros ingredientes, como por ejemplo las verduras, los cuales tienen un bajo aporte calórico y una gran densidad nutricional, aportándonos multitud de nutrientes. En otras ocasiones, esos ingredientes son más grasos y menos saludables; sí, te lo podrás imaginar, hablamos de los embutidos: chorizo, morcilla, tocino…

En los platos de cuchara el ingrediente principal suelen ser las legumbres: lentejas, garbanzos, diferentes tipos de judías… Pero también están deliciosos estofados, tan apetecibles en estos días invernales.

platos de cuchara

Legumbres, las grandes desconocidas

Las legumbres son uno de los alimentos estrella e imprescindibles para llevar una alimentación sana y equilibrada.

Tienen un alto contenido en hidratos de carbono complejos, proteínas y vitaminas, mientras que su contenido en lípidos es más bajo de lo que la gente cree, además, son grasas saludables.

Favorecen el control de los niveles de azúcar en sangre, son muy beneficiosas contra la hipertensión y nos aportan una gran cantidad de energía además de otros muchos beneficios para la salud.

¿Engordan los platos de cuchara?

En cuanto al concepto de que un plato “engorda o no”, debemos quitarnos el pensamiento de la cabeza de que comer cierto alimento va a hacernos engordar. Tenemos que entender que cada plato nos nutre acorde a la cantidad que cocinemos de cada alimento y qué cantidades comamos. El “total” de nuestra dieta hará que esa nutrición sea adecuada o no, que nos aporte los nutrientes y calorías que necesitemos a lo largo de la semana, o que por el contrario sea desequilibrada y desajustada en calorías.

Sí es cierto que hay determinados alimentos con más aporte calórico que otros, pero eso no significa que por eso debamos dejar de comerlos.

Para poner un ejemplo, un plato de garbanzos, lentejas o judías nos aporta aproximadamente unas 500kcal, esto contando con todos sus ingredientes (cebolla, patata, pimientos, un trocito de chorizo, aceite de oliva…) y, sin embargo, cuatro porciones de pizza aportan prácticamente las mismas calorías (480Kcal) pero con la diferencia de que nutricionalmente no se asemeja al aporte de un plato de legumbres ni de lejos. Imaginad cuando nos comemos una pizza entera, es como si hubiésemos comido (en calorías) ¡2 platos de lentejas calentitas!, pero sin el aporte nutricional que nos dan las lentejas (vitaminas, minerales, fibra…).

El mejor consejo es que siempre comas de manera variada, los platos de cuchara son una fuente de nutrientes indispensable en nuestra dieta, ya que tienen la ventaja de que con un solo plato cubriremos un gran porcentaje de las necesidades calóricas y nutricionales de nuestro día a día. Básalos en verduras, moderando los alimentos grasos que les añadas: chorizo, morcilla, tocino.

¡Así que ya sabes! aprovecha la excusa del frío para que mínimo dos veces a la semana no te falte un buen plato de cuchara calentito encima de la mesa.

Artículo escrito por José Miguel Martín

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.