¿Es mejor cenar pronto o da igual cenar tarde?

¿Es mejor cenar pronto o da igual cenar tarde?
22/03/2017 Nina Eichhorn

¿Es mejor cenar pronto o da igual cenar tarde?

España es uno de los países europeos en los que más tarde se cena, de hecho, nos sorprendemos ante otros horarios europeos en los que se cena a las siete de la tarde. Generalmente, nos resulta difícil adaptarnos a este horario de cenas ya que, a esa hora, la mayoría de nosotros estamos en la jornada laboral. Además, se trata de un horario al que no estamos acostumbrados pero, en cualquier caso, todos los estudios apuntan a que los españoles cenamos demasiado tarde. Por ello, nos hemos planteado sí:

¿Da lo mismo cenar a una hora u otra?

Los científicos han relacionado las cenas tardías con el sobrepeso, la obesidad y las enfermedades cardíacas.

Lo más recomendable es cenar tres horas antes de irnos a la cama. Aunque este horario varía de una persona a otra dependiendo de su actividad diaria, generalmente, no se recomienda cenar más tarde de las nueve de la noche. Pero, ¿cuáles son los motivos?

En primer lugar, al cenar e irnos inmediatamente a dormir, a nuestro organismo no le da suficiente tiempo para llevar a cabo la digestión de nuestra cena, favoreciendo el reflujo, las malas digestiones y las molestias nocturnas. Todo esto hace que nos cuesta más conciliar el sueño, descansemos peor y menos horas de las que necesitamos diariamente para conseguir un sueño reparador.

Por otro lado, la cena es la última comida del día y no se espera realizar mucha actividad en el intervalo de tiempo de después de cenar hasta irnos a dormir, por ello, si no gastamos lo que ingerimos, esta energía se acumulará más fácilmente en el tejido adiposo haciendo difícil el control del peso y el mantenimiento del mismo. En este sentido, se recomienda también evitar las cenas demasiado calóricas o grasas, es decir……”cenar como un mendigo”.

Además, cuanto más tarde cenemos, más aumentará nuestra sensación de hambre y es muy probable que acabemos picoteando y consumiendo un exceso de calorías.

Conclusiones

No necesitamos adherirnos a los horarios de cenas de otros países europeos para disfrutar de los beneficios de una cena temprana, simplemente basta con cambiar nuestros hábitos adelantando la hora de la cena y haciéndola más ligera.

Lo ideal sería reorganizar y planificar nuestras cenas sin renunciar a nuestras costumbres mediterráneas.

Llevar una vida sana y adaptar las comidas a nuestros ritmos biológicos, nos ayudará a encontrarnos con más energía durante el día y a dormir mejor durante la noche.