Mi amiga está tomando unas píldoras para adelgazar, pero ¿funcionan de verdad?

El mercado y la web están repletos de píldoras que prometen adelgazarnos, y es fácil oír a alguien diciendo: “Pues yo tomo tal cosa o la de mas allá y me va fenomenal, y así no dejo de comer lo que quiera”. ¿Qué de cierto tiene esto? ¿Es saludable?

Pues bien, para tristeza de muchos, no existe ninguna pastilla mágica que nos haga adelgazar por sí sola, y si prometen lo contrario no lo creas. Así que no se puede pretender tomarse una de estas pastillas y sentarse en el sofá a esperar a que ocurra la magia.

Hay algunas pastillas en el mercado aprobadas actualmente por profesionales sanitarios, y que pueden suponer una ayuda para la pérdida de peso, contribuyendo en un 10% a ésta, no más. Siempre que se acompañen con dieta saludable y ejercicio físico.

Estos suelen ser fármacos que se recetan en obesidades severas, cuando la dieta y el ejercicio son insuficientes y la obesidad supone un peligro para la salud del sujeto. Pero no deben tomarse nunca sin prescripción médica con el fin de ‘perder unos kilitos’.

Marcas recetadas

Una de las marcas que más se receta actualmente es el ORLISTAT, o su denominación comercial ‘ALLÍ’. Este es un bloqueante de la absorción de grasa, y puede evitar que se absorba hasta la cuarta parte de la grasa que se consume con la dieta, sin embargo, la grasa que no se absorbe debe eliminarse, así que se podrán producir diarreas o flatulencias. Otros efectos secundarios son dolor de estómago, ansiedad, pancreatitis… además de interacciones y riesgos si se están tomando otros fármacos.

‘ALLÍ’ tiene un largo prospecto, y está desaconsejado para personas diabéticas, embarazadas, con problemas renales… etc.

Hay que recordar que estas pastillas no dejan de ser fármacos, no se pueden tomar a la ligera, ya que tienen efectos adversos, y contraindicaciones.

Otro fármaco en el mercado es PHEN24, hasta el momento es seguro, aunque éste es más nuevo, y aún falta mucho por conocer acerca de él.

Muy conocido también es la SIBUTRAMINA, de nombre comercial ‘REDUCTIL’, este se desaconseja por todos los profesionales sanitarios debido al gran peligro de sus efectos adversos, ya que puede producir infartos, derrames… etc. Consecuencias demasiado graves para conseguir perder unos kilos.

Y por último la METFORMINA, que sobre todo, se receta para personas diabéticas.

¿Entonces puedo tomarlos?

Estos son los fármacos de los que está comprobado científicamente su efectividad, y que deberían estar recetados por profesionales sanitarios en función de cada caso concreto, otras pastillas de nombre dudoso a la venta en una estantería de herbolario no aseguran una reducción de peso, aunque lo prometan.

Hay nombres de moda como Garcinia Cambogia o las Cetonas de Frambuesas, muy apoyadas por herbolarios. Sin embargo, no hay evidencias científicas suficientes para asegurar que sirvan realmente para perder peso, al igual que pasa con la L-Carnitina, el extracto de té verde u otros nombres similares. Aparte de su efectividad o no, por muy naturales que parezcan por sus nombres, éstos también pueden presentar efectos secundarios, así que es importante tenerlos en cuenta antes de consumirlos.

En resumen, la mejor regla para conseguir una bajada de peso saludable es la combinación de un programa de alimentación personalizado, pautado por un nutricionista, junto con un programa de ejercicio físico adaptado a las necesidades y situación de cada persona. Y si esto no funcionase adecuadamente, lo mejor es que lo consultes con tu médico antes de empezar a tomar cualquier pastilla.

Artículo escrito por Cristina Blanco

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.