Osteoporosis, una enfermedad silenciosa

Osteoporosis, una enfermedad silenciosa
09/03/2016 Andrea Higuera

Osteoporosis, una enfermedad silenciosa

La osteoporosis es una patología que debilita los huesos haciéndolos más frágiles y aumentando el riesgo de sufrir fracturas. Se caracteriza por una disminución de la masa ósea y un deterioro de la microarquitectura de los huesos.

Cualquier persona puede padecer osteoporosis, pero es más común entre mujeres de edad avanzada. Casi la mitad de todas las mujeres y una cuarta parte de los hombres mayores de 50 años se fracturará un hueso debido a la osteoporosis.

La osteoporosis es una enfermedad silenciosa, asintomática, por ese motivo puede pasar desapercibida durante años hasta que se manifieste por una fractura. Por otra parte, también hay que tener en cuenta que las fracturas no siempre suponen la presencia de osteoporosis. Un examen de densidad mineral ósea es la mejor manera de controlar la salud de sus huesos.

 

osteoporosis

Factores de riesgo

  • Consumo habitual de fármacos
  • Talla pequeña y delgada
  • Antecedentes familiares de osteoporosis
  • La edad. El envejecimiento es uno de los mayores factores de riesgo por el descenso de la masa ósea
  • Ser mujer de raza blanca o asiática
  • Edad postmenopáusica. La menopausia produce un aumento de la resorción ósea
  • Tener osteopenia (pérdida de densidad ósea)
  • Una mala alimentación
  • Escaso ejercicio físico

 

Prevención

Para mantener huesos resistentes, consume una dieta rica en calcio y vitamina D, practica ejercicio físico y no fumes.

Vitamina D

La vitamina D es una vitamina liposoluble que ayuda a la absorción de calcio en el organismo. Muy pocos alimentos contienen vitamina D de forma natural, los pescados grasos son la mayor fuente natural de esta vitamina (atún, salmón, caballa). El hígado de res, el queso, la yema de huevo y el champiñón contienen pequeñas cantidades de vitamina D. Por esta razón muchos productos están fortificados o enriquecidos con esta vitamina, entre ellos destacan los lácteos (yogures, leche, margarinas), los cereales del desayuno, bebidas de soja, zumos, etc.

Aparte de las fuentes alimentarias, el sol es un aliado de nuestros huesos. La exposición solar durante al menos 15-20 minutos varios días a la semana (cara, brazos, piernas, espalda) contribuye a la síntesis de vitamina D y así asegura una adecuada absorción de calcio. Debe hacerse sin protección solar, pasados estos minutos, deben usarse cremas solares si se quiere seguir tomando el sol para evitar riesgo de cáncer de piel.

La deficiencia de Vitamina D puede provocar osteoporosis en adultos y raquitismo en niños.

Calcio

Entre los pescados y mariscos más recomendados para prevenir la osteoporosis por su alto contenido de calcio podemos destacar las sardinas, el atún, el gallo, las almejas, los langostinos, entre otros.

Las legumbres son muy ricas en calcio, además pueden aportar muy buenas cantidades de fibra. No obstante, es necesaria la realización de una cocción adecuada y precisa.

calcio

Otras vitaminas

La vitamina K es importante en la producción de la proteína llamada osteocalcina, que ayuda a la correcta mineralización ósea. Los alimentos que la contienen son las acelgas, el brócoli y la lechuga.

La vitamina C no puede faltar en nuestra dieta para prevenir la osteoporosis, ya que ayuda a formar, mantener y reparar la estructura ósea. Los alimentos ricos en esta importante vitamina son los cítricos, los frutos rojos, los pimientos verdes y el kiwi, entre muchos otros.

Vitamina A importante vitamina ayuda a mantener los huesos saludables y fuertes. Se puede encontrar en buenas cantidades en las zanahorias, la calabaza y todas las frutas y las verduras de color anaranjado y amarillo.

Ingestas adecuadas de calcio, la exposición solar y el ejercicio físico previenen la osteoporosis

ejercicio fisico

Qué debes controlar

  • Se debe evitar el consumo excesivo de sal, puesto que ésta puede aumentar la pérdida de calcio por medio de la orina.
  • Es muy importante llevar una dieta balanceada, es decir, hay que tratar de consumir alimentos controlando los aportes calóricos y nutricionales que cada uno de ellos le brindan al organismo, de esa manera podemos evitar el aumento de peso, algo que también puede afectar a nuestra salud ósea.
  • Se debe evitar el consumo excesivo de alimentos ricos en fósforo y proteínas, que aunque son importantes en la formación y la salud de los huesos, si son consumidos en cantidades exageradas pueden provocar grandes pérdidas de este importante mineral.

Andrea Higuera y Cynthia Morillas

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.