Otra dieta de moda: La dieta de los 22 días

Esta es una de las dietas más novedosas que tenemos en la actualidad. Se trata de una dieta que promete resultados maravillosos en muy poco tiempo, tanto es así que esta dieta asegura que pueden perderse 11 kilos en tan solo 22 días.

Es la nueva tendencia en países como Estados Unidos. Está de moda, como suele ser con todo este tipo de dietas, principalmente entre las celebrities.

El autor de esta dieta es Marco Borges, nutricionista y fisiólogo cubano, que ha conseguido que una celebrity tan influyente como Beyonce se erija como la principal arma de este método, con el cual su autor está arrasando. Sus publicaciones llegan a The New York Times y la lista de los famosos que siguen este método incluye algunas celebridades más como Pharrell Williams, Jennifer López y Shakira entre otros.

Cómo llevarla a cabo: normas y alimentos prohibidos

Esta dieta milagro se basa en una alimentación vegana en la que tampoco se pueden comer alimentos con gluten.

Todos los alimentos tienen que ser de origen biológico, es decir, proceder directamente de la madre tierra, y todo aquel producto que haya sido procesado queda excluido automáticamente.

La soja se elimina de esta dieta tan estricta, y el único elemento líquido que incorporaremos a ésta será el agua. Queda terminantemente prohibido el consumo de bebidas azucaradas (coca-cola, fanta, sprite), ni bebidas alcohólicas.

El ejercicio también es uno de los pilares fundamentales. Se debe realizar diariamente unos 30 minutos de ejercicio físico, sin especificar la activad, pero debe ser de forma diaria.

Se realizan tres comidas al día, donde las dos comidas más importantes serán las dos primeras (para así, según su autor, gastar la mayoría de las colorías ingeridas antes de llegar a la última comida. La cena se realiza dos horas antes de meterse en la cama.

El reparto de la ingesta calórica de los macronutrientes es el siguiente: 80% hidratos de carbono, 10% grasas y 10% proteínas.

Controversias

Uno de los puntos más importantes a discutir es precisamente el reparto de macronutrientes que plantea esta dieta. Es una dieta que no tiene en cuenta los requerimientos de cada persona, es general, y esto puede suponer un problema para ciertas enfermedades, así como producir carencias nutricionales.

Recomienda un consumo bajo de proteínas, lo cual no es conveniente si se está fomentando la realización de ejercicio físico de forma diaria. La proteína ayuda al cuerpo a construir y reparar tejidos y si después de hacer ejercicio físico no proporcionamos al cuerpo las suficientes proteínas esto puede verse traducido en lesiones, debilidad o que nuestro tono muscular disminuya. De esta forma puede que disminuyamos peso sí, pero a base de músculo, haciendo que nos sintamos más débiles.

En el caso de las grasas pueden darse una serie de carencias fisiológicas provocadas por la falta de éstas. La creencia popular decía que las grasas son malas y sólo nos engordan, pero no es del todo así, las grasas nos aportan una cantidad de beneficios y funciones sin los cuales no podríamos desarrollar nuestra actividad diaria. Algunas de las funciones de las grasas:

  • Importantes para la estructura y el funcionamiento celular.
  • Son fuente de ácidos grasos esenciales para las estructuras de las membranas celulares y la síntesis de hormonas.
  • Funcionan como vehículo de las vitaminas liposolubles (vitamina A, E, K Y D).
  • Ayudan al control de los lípidos de la sangre.

Además de todo esto, a la hora de realizar una dieta y perder peso en muy poco tiempo nuestro cuerpo sufre una serie de cambios metabólicos muy rápido, cuyos efectos no serán visibles en los primeros meses, pero nuestro cuerpo puede verse afectado con el paso del tiempo.

Desde Nutrigen como siempre nuestro consejo es: no sigas dietas restrictivas ni dietas milagro, come de todo, de forma variada, controlando las cantidades, y realiza ejercicio físico a diario combinándolo con un descanso necesario y todo esto supervisado por profesionales. Esta es la mejor dieta que puedes hacer.

Artículo escrito por José Miguel Martín

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.