Pautas Nutricionales durante la Lactancia Materna

Pautas Nutricionales durante la Lactancia Materna
08/03/2016 Andrea Higuera

Lactancia Materna. Pautas nutricionales que debe seguir la madre

En el siguiente post, nos dirigimos a las madres lactantes, para aconsejarles acerca de la alimentación que deben seguir mientras dan el pecho a sus bebés.

Una madre lactante no debe seguir ninguna dieta especial, simplemente llevar una dieta equilibrada y variada, y beber suficiente agua. Algunas madres se obsesionan con el tema de perder el peso ganado en el embarazo, pero durante la lactancia no se aconseja llevar a cabo dietas de adelgazamiento. Además, el simple hecho de dar el pecho a tu bebé facilitará esa pérdida de peso, ya que para producir la leche, se necesitan muchas calorías, que procederán en parte de los depósitos grasos. Las madres lactantes deben ingerir entre 300-500 kcal más de lo que se les recomendaría en un estado normal, de manera que en total serían unas 2000-2500 kcal al día, dependiendo de las necesidades nutricionales de cada una.

Hoy en día se sabe que la dieta de las madres lactantes influye en la composición de la leche que toma el bebé.

lactancia materna

Composición de la leche materna

La composición de la leche materna puede variar en algunos nutrientes en función de la alimentación de la madre, como por ejemplo en los ácidos grasos. La calidad de la grasa ingerida por la madre repercute en la leche y por consiguiente en lo que ingiere el bebé. Se ha asociado la ingesta de ácidos grasos omega-3 y omega-6 con el desarrollo neuronal del bebé durante el primer año de vida. Por tanto, es importante tener una ingesta de grasas de calidad procedentes de pesado azul, frutos secos y aceite de oliva en lugar de abusar de mantequillas, natas y carnes rojas.

Es conveniente llevar una dieta rica en verduras, hortalizas y frutas, ricas en vitaminas y minerales, ya que su contenido en la leche depende de lo que tome la madre. Lo mismo pasa con las proteínas, si la madre está desnutrida, la leche será pobre en proteínas. Además, también es importante emplear sal yodada en la cocina para garantizar un correcto aporte de yodo, tanto para la madre como para el bebé a través de la leche materna.

El consumo de bebidas excitantes (con cafeína y similares) se debe evitar, ya que habrá cierta concentración de estas sustancias en el leche, pudiendo causar irritabilidad e insomnio en el bebé, además de modificar el sabor de la leche.

Habrá algunos otros alimentos que cambien el sabor de la leche, como el ajo, y que provoquen rechazo en el bebé. De manera que si ves que el bebé rechaza el pecho una vez que prueba la leche, comprueba qué ingredientes has consumido las horas anteriores para eliminarlo de la dieta.

Igualmente, es imprescindible asegurar un correcto aporte de calcio, consumiendo tres o cuatro raciones de lácteos al día. Come alimentos ricos en hierro, como carne, legumbres, huevos y marisco; las carnes rojas con moderación.

Si llevas una dieta vegetariana,  y te quieres asegurar que la dieta incluya todas las proteínas, debes comer una gran variedad de alimentos. Muchas madres vegetarianas, incluidas las ovolactovegetarianas (que consumen también huevos y productos lácteos) pueden necesitar suplementos de vitamina D, hierro y calcio durante la lactancia. Además, la leche de las madres que siguen dietas veganas estrictas o macrobióticas puede carecer de vitamina B12, siendo necesario suplementos de esta vitamina para asegurar un aporte suficiente al bebé a través de la leche.

Hay que prestar especial atención a la hidratación, ya que el organismo necesita líquidos para producir la leche, de manera que aunque no notes sensación de sed,  asegúrate de beber 2-2,5L al día.

Artículo escrito por Laura Nadador

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.