Perder peso y faseolamina

Perder peso y faseolamina
16/06/2015 DIEGO P prueba

Hoy en día, una de las estrategias alternativas a los métodos convencionales para perder peso es el uso de suplementos dietéticos. ¿Son fiables, son seguros para la salud, nos dan los resultados esperados? En este post hablaremos de un componente en concreto que actualmente está de moda: la faseolamina.

La faseolamina es una sustancia bioactiva no nutritiva (no aporta kcal) que se encuentra frecuentemente entre los ingredientes o como principal ingrediente de los suplementos dietéticos destinados a perder peso.

Esta sustancia se extrae de la leguminosa Phaseolus vulgaris (judía blanca). El principio bioactivo que se ha visto en algunos estudios es que inhibe la acción de la enzima digestiva α-amilasa, encargada de “trocear” o descomponer los hidratos de carbono de cadena larga (como el almidón) en hidratos de carbono más sencillos (glucosa) para facilitar su absorción en el tubo digestivo. Al estar inhibida, se interrumpe esta acción interfiriendo así en la digestión de los hidratos de carbono complejos, reduciendo su absorción a nivel intestinal. De esta forma disminuye la energía aportada a través de estos nutrientes, por lo que su efecto beneficioso estaría en la “no suma” de kcal por su “no absorción”, lo que podría ayudar a una pérdida de peso.

Sin título

 ¿Qué opinión tienen los principales organismos oficiales al respecto?

La postura del Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas Nutricionistas (GREP-AEDN) en 2009 sobre la efectividad y seguridad de la faseolamina para perder peso es que “no parece prudente aconsejar a la población que ingiera suplementos con faseolamina ya que faltan datos sobre su dosificación óptima, así como su efectividad y/o seguridad para la salud”.

En el 2011 la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) publicó un informe en el que una de las conclusiones a las que llegaron fue que “no se puede establecer una relación de causa y efecto entre perder peso y el consumo de faseolamina”.

En general, todos ellos coinciden en que la bibliografía científica actual no recoge suficientes estudios en humanos correctamente diseñados que demuestren la eficacia de la faseolamina como suplementos dietético para la pérdida de peso. Se necesita un mayor número de personas participantes en dichos estudios y que éstos sean a largo plazo y que, además, no existan conflictos de interés.

Artículo escrito por Andrea Higuera

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.