Plant Waters: ¿Las nuevas superbebidas?

Plant Waters: ¿Las nuevas superbebidas?
24/05/2017 Nina Eichhorn

Plant Waters: ¿Las nuevas superbebidas?

Desde hace tiempo venimos oyendo hablar de los Superalimentos, y como era de esperar, no ha tardado en aparecer el concepto de Superbebidas.

Estas son las llamadas “plant waters” que muchas estrellas de Hollywood defienden. Estas bebidas a base de savia de plantas son líquidos extraídos de tallos, hojas y troncos que, principalmente, están compuestos por nutrientes y electrolitos, como las sales minerales.

Los consumidores de estas superbebidas afirman que son bebidas caras, y muchas de ellas de sabor desagradable, pero aun así son fieles consumidores de las mismas por la creencia en los beneficios que les aportan.

Sin embargo, ¿se trata de una simple moda o son realmente beneficiosos para nuestra salud?

Las bebidas que más se venden en el mercado están elaboradas a partir de:

Abedul

La savia de abedul es rica en azúcar como el xilitol y contiene aceites esenciales, betulina, betulinol, taninos, silicio y saponinas, que ayudan a reducir el colesterol.

Es una bebida con propiedades beneficiosas que contribuyen en la salud, sobre todo en problemas renales, cálculos renales, enfermedades del hígado, y del tracto gastrointestinal. También se usa a nivel cosmético para evitar el acné o la piel de naranja.

Se le atribuyen beneficios antioxidantes por la presencia de flavonoides, efectos diuréticos, antiinflamatorios y desintoxicantes tanto para el hígado como para los riñones. Sin embargo, no se recomienda su consumo en estados de embarazo o lactancia, y en caso de tomar fármacos para la hipotensión como los barbitúricos y los anticoagulantes.

Aloe vera

Desde siempre se le ha atribuido efectos beneficiosos para la piel, además durante un tiempo se utilizó como remedio natural contra el estreñimiento pero, sin embargo, hay muy pocas evidencias científicas sobre los beneficios nutricionales de este alimento.

Agua de coco

Es la más famosa, tiene un sabor agradable y no hay que confundirlo con la leche de coco, que es distinta a esta agua.

Posee altos niveles de potasio, pero en cuanto al resto de sales minerales los niveles son muy bajos.

Extracto de arce

En comparación con el agua de coco, tiene la mitad de azúcar. Contiene más manganeso que el kale, el cual juega un rol importante en nuestro organismo, También es muy rico en antioxidantes. Sus fabricantes aseguran que posee 46 nutrientes diferentes.

Alcachofa

Es un alimento diurético que posee 18 antioxidante, como la silimarina y la cianarina. Tiene una gran cantidad de vitaminas, pero en muy reducida concentración.

No tiene mucho sodio ni potasio, por lo que su efecto es similar a beberse un vaso de agua.

Sin embargo, puede presentar efectos secundarios, como hipersensibilidad a la alcachofa, cólicos biliares y está contraindicada en la lactancia.

Ácido fúlvico

Es la bebida más extravagante de este elenco, también se llama ‘agua negra’

Este ácido lo crean los microorganismos presentes en el suelo y sirve para transportar sustancias nutritivas y minerales desde la tierra a la planta.

Es rica en hierro, potasio, zinc y cobre, aun así, aporta poco más minerales que el agua del grifo.

Cactus

Posee vitaminas, minerales y antioxidantes como las betalaínas, por lo que se usa mucho para la piel en productos cosméticos.

Agua de sandia

Tiene mucho licopeno, potasio y vitamina C, aporta los beneficios de la sandía y de estos compuestos.

¿Entonces?

En respuesta a la pregunta que nos planteamos al principio, estas bebidas no son perjudiciales para la salud, sin embargo, no tienen utilidad científicamente demostrada para perder peso ni es aconsejable que se utilicen para sustituir comidas. Además, nutricionalmente, aunque estas bebidas aportan vitaminas y minerales, con ellas por sí mismas, no se consigue adelgazar.

Sus beneficios para la salud no son más que los que se conseguirían teniendo el agua mineral como agua de referencia y siguiendo una dieta equilibra, con la que además podemos conseguir estos mismos beneficios de cualquier vegetal entero y otros alimentos comunes y, seguro que, a menor precio.

Artículo escrito por Alfredo Alcañiz, Elena Barquín y Cristina Blanco