Preguntas frecuentes sobre la Lactancia Materna

Preguntas frecuentes sobre la Lactancia Materna
08/03/2016 Andrea Higuera

Lactancia Materna. Preguntas Frecuentes

Siempre suelen surgir dudas en cuanto a la alimentación de nuestros bebés, en especial si eres madre primeriza. Desde Nutrigen te vamos a responder a algunas de las preguntas que la mayoría de madres se hacen en cuanto a lactancia materna y vamos a desmentir algunos de los mitos que circulan por ahí.

lactancia materna

¿Mi hijo aumenta poco de peso?

Es una de las preguntas más frecuentes. Cada bebé es diferente, pero siempre deben ir ganando peso. Si pierde peso debéis ir inmediatamente al pediatra, porque es síntoma de que algo va mal y debe corregirse. Como las revisiones del recién nacido son frecuentes, el pediatra valorará la cantidad de peso ganada y determinará si gana poco o gana lo adecuado, así que no te preocupes en exceso si el pediatra no dice nada al respecto.

¿Necesitan suplementos los recién nacidos?

Según la OMS, los bebés son un grupo con riesgo de padecer una carencia de vitamina D, en especial si han nacido en otoño o invierno y en latitudes extremas, porque pasan buena parte de sus primeros seis meses de vida dentro de casa. Cuando salen a pasear, además, lo hacen tapados con mucha ropa. Y, cuando llega el verano, se les protege a conciencia del sol. Casi todos los padres aplican cremas de protección solar a los pequeños para evitar que se quemen. Por ello, los lactantes menores de un año alimentados al pecho deben recibir un suplemento de 400 UI/día de vitamina D. Estos suplementos se deben iniciar en los primeros días de vida y se mantendrán hasta que, después del destete, el niño tome 1 litro diario de fórmula adaptada enriquecida en vitamina D. Todos los lactantes menores de un año alimentados con sucedáneo de leche humana que ingieren menos de 1 litro diario de fórmula también han de recibir un suplemento de 400 UI/día. Los niños prematuros, como nacen antes de tiempo, no han podido acumular el hierro suficiente para cubrir las necesidades de los primeros meses de vida. Por eso, necesitan tomar suplementos de hierro,  hasta que comience a comer alimentos que contengan este nutriente.

lactancia materna

¿Debo darle agua a mi bebé además de la lactancia materna?

Si el bebé toma exclusivamente lactancia materna a demanda no es necesario darle agua, ya que la leche materna le aporta los líquidos necesarios. En el momento en el que empiece a tomar alimentos, independientemente de si sigue con la lactancia materna o no, se le debe dar agua, directamente de un vaso, no hace falta biberón.

¿Se puede fumar si le doy el pecho al bebé?

Se ha visto que la nicotina del tabaco está presente en la leche pero no en cantidades significantes como para tener efectos en el lactante. Por ello, aunque se fume, es mejor dar el pecho que no darlo. Lo más perjudicial es el humo del tabaco, de manera que si se fuma, no se haga dentro de la casa para que el bebé no respire el humo. Lo que sí se ha comprobado en diferentes estudios, es que los bebés lactantes de madres fumadoras tienen el patrón de sueño alterado y duermen peor. Por otro lado, aunque aún no está del todo comprobado, se cree que la nicotina puede inhibir o reducir la producción de leche. La mejor opción es no fumar durante la lactancia.

¿Puedo tomar alcohol si doy el pecho?

Se ha visto que la cantidad de alcohol presente en la leche es igual a la cantidad en sangre de la madre. Sin embargo, la concentración en la leche disminuye más rápidamente, pero se produce una grave alteración en el olor y sabor de la leche que puede provocar rechazo en el bebé. Lo mejor, sin duda, es no tomar alcohol durante la lactancia, al menos durante los primeros 3 meses de lactancia, y a partir de entonces, se pueden tomar pequeñas cantidades de bebidas alcohólicas de baja graduación, por ejemplo, una caña a la semana, una copa de vino a la semana, y no consumirlas antes de una toma. La mejor opción es no tomar nada de alcohol durante la lactancia.

¿Cómo saber si el bebé está estreñido?

La poca frecuencia de deposiciones, se debe a que la leche materna es tan completa que simplemente se aprovecha todo, y no se crea casi residuo. Cuando el niño empiece a tomar alimentos, las deposiciones serán más duras. Solo preocúpate si el bebé no elimina la primera caquita negra, o si desde el día 4 hasta el día 30 no hace deposiciones todos los días, o éstas tienen una consistencia más espesa que la descrita anteriormente.

Las “caquitas” de los bebés difieren mucho de un bebé a otro, pero la regla general es la siguiente:

deposiciones bebés

¿El bebé está tomando lo que necesita?

Esto es uno de los temas que más preocupa a las madres que dan el pecho, ya que, al contrario que ocurre con el biberón, no se sabe la cantidad de leche que toma el bebé. No hay de qué preocuparse mientras que el bebé tenga buen color, esté contento la mayor parte del tiempo, aguante 2 horas entre toma y toma, responda bien antes estímulos, y moje entre 4 y 6 pañales al día con una orina clara e inodora.

¿Cuándo finalizar la lactancia materna?

El momento debe efectuarse a partir de los 6 meses de edad mínimo, pero lo recomendable es que se siga con la lactancia complementaria a una alimentación normal hasta los 2 años de edad del pequeño.

Cuando se decida dejar de dar el pecho, bien completamente o simplemente reducir el número de tomas para dar alimentación normal o leche artificial, se debe hacer de forma progresiva, ya que al igual que la leche se produce según la demanda del niño, se dejará de producir poco a poco según el niño deje de tomar.

Se debe empezar eliminando primero una toma, la que el niño haga con menor interés, ya que así le costará menos. Al eliminar una toma, el pecho se sentirá más hinchado y molesto hasta pasados unos días. Cuando el pecho esté normal otra vez, es momento de eliminar otra toma.

Solo en caso de congestión mamaria, se deberá vaciar el pecho, para aliviar el dolor, pero solo en este caso. Si se hace habitualmente para evitar las molestias normales por haber reducido el número de veces que se vacía el pecho, la leche seguirá produciéndose con la misma frecuencia.

Para llevar a cabo esto, hace falta firmeza y paciencia por parte de la madre, ya que a veces el niño se pondrá un poco alterado y demandará el pecho.

Si el niño se muestra reacio a tomar la nueva fórmula, es tanto por el nuevo envase, como por el nuevo sabor, de modo que prueba a llenar un biberón con leche materna, para que se acostumbre a tomar leche en ese nuevo recipiente.

biberón

Artículo escrito por Laura Nadador

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.