Propiedades nutricionales de las anchoas

Propiedades nutricionales de las anchoas
07/04/2016 Andrea Higuera

Propiedades de las anchoas

La anchoa es un pescado azul, es decir, un pescado graso. La grasa presente en los pescados azules es rica en ácidos grasos omega-3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Por este motivo, se recomienda el consumo habitual de anchoas a la población general, y, de manera particular, en caso de trastornos cardiovasculares.

La anchoa aporta proteínas de alto valor biológico, de forma que su contenido en proteínas es bastante similar al que encontramos en la carne o los huevos.

anchoas

Vitaminas

Vitaminas hidrosolubles

En cuanto a las vitaminas, destaca la presencia de algunas pertenecientes al grupo B como la B2, B3, B6 y B9 (ácido fólico) y B12, todas ellas con importantes funciones. Estas vitaminas permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos, los hidratos de carbono, grasas y proteínas, e intervienen en procesos esenciales para nuestro organismo como en la formación de glóbulos rojos, síntesis de material genético, funcionamiento del sistema nervioso y sistema de defensa.

Vitaminas liposolubles

Como las anchoas son un pescado azul, contienen grandes cantidades de vitaminas liposolubles como la vitamina A y D presentes en la grasa:

  • La vitamina A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos. Ayuda a resistir infecciones, es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo y participa en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales.
  • La vitamina D regula los niveles de calcio en la sangre y favorece la absorción y fijación de este mineral en los huesos.

Minerales

En lo relativo a los minerales, la anchoa es buena fuente de magnesio y yodo, y su contenido medio de hierro es equiparable al de la mayoría de los pescados.

  • El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos. Forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.
  • El yodo es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides que regula numerosas funciones metabólicas, así como para el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro.
  • El hierro forma parte de la hemoglobina, proteína que transporta el oxígeno desde los pulmones a todas las células del organismo, por lo que su aporte adecuado previene la anemia ferropénica.
  • Cabe destacar que cuando la anchoa se consume entera, sobre todo en forma de anchoas en conserva, se aprovecha el calcio que contienen sus espinas. De hecho, la cantidad de calcio que aportan 100 gramos de estos pescados es similar a la de un vaso de leche.
  • Las anchoas, y en general los pescados en conserva, poseen cantidades elevadas de sodio, un mineral que se usa como conservante, por lo que personas con hipertensión arterial o problemas de retención de líquidos han de evitar consumir de forma habitual este tipo de productos.

anchoa

Artículo escrito por Carmen Martínez de Marañón

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.