¿Qué es la osteopenia? Consejos para evitarla

¿Qué es la osteopenia? Consejos para evitarla
29/04/2016 Andrea Higuera

¿Qué es la osteopenia?

Según la organización mundial de la salud (OMS) la osteopenia es la condición en la cual la densidad mineral ósea es menor a la normal pero no tan baja para considerarse osteoporosis. El máximo desarrollo de la masa ósea se produce aproximadamente a los 35 años. A partir de esa edad mediante el envejecimiento de la parte interna del hueso se va perdiendo calcio y en consecuencia densidad ósea. Debido a esta pérdida aparecen porosidades que hacen que el hueso se debilite.

La osteopenia no es una patología pero sí puede ser la precursora en el desarrollo de la osteoporosis, de la que ya hemos hablado en entradas anteriores. Para ello será importante reponer el calcio que se va a ir perdiendo y adecuar la dieta para evitar el desarrollo de la osteopenia.

Síntomas de la osteopenia

La pérdida progresiva de masa ósea no se manifiesta con ningún síntoma evidente, ni tampoco con dolor o fatiga. Tampoco se podrá detectar por el médico si no se realizan pruebas específicas. Sus causas pueden ir desde la herencia genética hasta el tratamiento prolongado con fármacos o un estilo de vida sedentario.

Diagnóstico

Cuando acudas al médico y quieras saber si padecesosteopenia la prueba diagnóstica indicada será la realización de una densitometría ósea en la cual se valora la densidad del hueso. Además de esta prueba hay otras posibilidades como es la absorciometría dual por rayos X (DEXA) que podrá analizar también la composición corporal. Muchos estudios científicos utilizan estas dos pruebas para el diagnóstico y estudio de la osteopenia.

DEXA

¿Por qué afecta más mujeres que a hombres?

Está científicamente comprobado que las mujeres reúnen las cualidades para ser más propensas a desarrollar osteopenia. En primer lugar, la esperanza de vida de las mujeres es superior y al ser una condición que se va desarrollando con el tiempo habrá más probabilidades de que la mujer que vive más tiempo la padezca.

Además, por naturaleza las mujeres tienen menos masa ósea que los hombres y el consumo de calcio suele estar por debajo de la de los hombres, factor que influye ya que el calcio no se repone en cantidad suficiente. Otros factores hormonales también serán determinantes, al llegar la menopausia se producirán infinidad de cambios en el organismo. El  descenso de estrógenos, por ejemplo, contribuirá a la pérdida de masa ósea.

Con tal de evitar la disminución de la densidad ósea y problemas subyacentes como la osteopenia y la osteoporosis es muy importante a lo largo de toda la vida tener una adecuada ingesta de los micronutrientes más importantes para la formación del hueso, el calcio y la vitamina D.

Cuando más debemos hacer hincapié en el consumo de calcio es en el proceso de formación de los huesos, en la infancia, adolescencia y juventud que es cuando se crea la arquitectura ósea fuerte así como en las etapas importantes de la vida de una mujer el embarazo, lactancia y post-menopausia donde los requerimientos estarán aumentados.

Factores de riesgo para el desarrollo de osteopenia:

  • La edad avanzada y el envejecimiento
  • Menopausia prematura (< 45 años)
  • Sedentarismo
  • Tabaquismo
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Antecedentes de trastornos de la conducta alimentaria
  • Hipertiroidismo
  • Tratamiento prolongado con corticoesteroides
  • Artritis reumatoide
  • Antecedentes familiares de osteoporosis/fractura
  • Consumo de calcio <500 mg
  • Nulípara
  • Bajo peso, IMC <20 kg/m2

osteopenia

Nutrientes importantes en el fortalecimiento de los huesos

En el proceso de formación y fortalecimiento del hueso será importante tener un buen estado nutricional general, así que una dieta completa y suficiente será importante. También  intervienen micronutrientes concretos como el calcio, vitamina D, fósforo, potasio y magnesio de los que ya hemos hablado en entradas anteriores. Además de la vitamina K, vitamina C y vitamina A que ayudarán a mantener la densidad ósea. Con un consumo habitual de alrededor de tres lácteos al día nos aportaría los 1000-1300 mg de calcio al día que necesitamos. Estos requerimientos estarán aumentados en la adolescencia, embarazo y lactancia.

Recomendaciones generales

1. Llevar una dieta saludable y equilibrada, seguir el patrón de la dieta mediterránea
2. Consumir alimentos que nos aportan más calcio y vitamina D: pescados y mariscos (anchoas, lubina, sardinas, salmón, gallo, langostino), lácteos (leche, quesos, cuajadas, kéfir, kumis), legumbres (garbanzos, lentejas, judías o alubias), frutos secos
3. Dieta rica en verduras y frutas frescas que nos aporten vitaminas y antioxidantes: cítricos, frutos rojos, higos, zumos enriquecidos en calcio, pimientos, col rizada.
4. Beber agua mineral con alto contenido en calcio
5. No fumar
6. No beber alcohol en exceso
7. Mantener un aporte adecuado de energía con la dieta
8. Exposición al sol moderada para favorecer la síntesis de vitamina D
9. Realizar ejercicio para favorecer el fortalecimiento de los huesos además aumentará la masa magra
10. Mantener un peso adecuado para nuestra talla
11. Evitar los refrescos y bebidas azucaradas especialmente aquellos que contienen más fósforo como las bebidas de cola
12. Evitar el consumo excesivo de sal y proteínas en la dieta para evitar la excreción del calcio por la orina
13. En los niños adquirir una correcta densidad y mineralización será beneficioso para la prevención
14. El médico podrá sugerir la suplementación con calcio

Artículo escrito por Ángela Patricia Morales

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.