Nutrición para la enfermedad de Alzheimer ¿cuál es la dieta más adecuada?

Nutrición para la enfermedad de Alzheimer ¿cuál es la dieta más adecuada?
03/05/2016 Andrea Higuera

Nutrición para la enfermedad de Alzheimer. Dieta más adecuada para la enfermedad de Alzheimer: patrón de dieta Mediterránea

Muchos estudios han demostrado la relación directa entre la enfermedad de Alzheimer y su desarrollo acelerado con la dieta “occidental” compuesta por grasas, sobre todo saturadas, carnes rojas, exceso del consumo de alcohol, etc. Estos hábitos dietéticos, además del sedentarismo, conllevan a un incremento de la obesidad, aumento de problemas cardiovasculares como el aumento del colesterol en sangre, que es uno de los factores de riesgo para esta enfermedad degenerativa. Como ya explicamos en el artículo de la enfermedad de Alzheimer las enfermedades cardiovasculares se relacionan con el desarrollo de Alzheimer.

alzheimer

En los estudios publicados actualmente el único patrón dietético que se ha relacionado fuertemente con la “prevención” de la enfermedad de Alzheimer y el deterioro cognitivo es la dieta Mediterránea.

La dieta mediterránea de la que ya hemos hablado en artículos anteriores combina una gran variedad de productos que aportan todos los macro y micronutrientes que necesitamos en nuestro día a día. Por tanto, la fuerte adherencia a la dieta mediterránea utilizando:

  • Aceite de oliva como principal fuente de grasa en las preparaciones
  • Consumo abundante de alimentos de origen vegetal, legumbres y frutos secos
  • Consumo diario de cereales integrales y alimentos poco procesados de temporada
  • Disminuir el consumo de carnes rojas a favor del pescado
  • Beber agua en abundancia
  • Realizar actividad física diaria

Será la clave para optimizar nuestra función cognitiva.

La dieta mediterránea no solamente son pautas dietéticas si no que en sí es el estilo de vida de la persona incluye factores como la actividad física y la hidratación.

El objetivo de nuestro patrón de dieta mediterránea será la reducción de las enfermedades cardiovasculares y metabólicas que impliquen un aumento del riesgo para el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer

Nutrientes especialmente relacionados

En general, en las investigaciones que hasta el momento se han llevado a cabo, hay autores que encuentran que los déficit de algunos micronutrientes pueden resultar perjudiciales y favorecer el desarrollo del deterioro cognitivo. Principalmente se relacionan:

  • Vitamina B12 y el ácido fólico son dos de las vitaminas que  se han empezado a estudiar en relación con la enfermedad de Alzheimer pero no se ha encontrado suficiente evidencia. Las investigaciones respecto al deterioro cognitivo están enfocadas al mejor rendimiento de los fármacos usados para la enfermedad pero aún no hay datos concluyentes.
  • Por otro lado, el zinc es un oligoelemento esencial para el mantenimiento de la salud de las personas. Tiene un papel especialmente importante en el funcionamiento del sistema inmunitario y a nivel neurológico, los estudios apuntan a que un déficit de este mineral podría ser un factor de riesgo ya que la actividad neurológica no se llevaría a cabo de manera correcta.

En conclusión, la única manera de que con la alimentación se pueda prevenir la enfermedad de Alzheimer será llevando una alimentación basada en la dieta mediterránea, pese a que aún se desconocen las posibles causas de esta enfermedad.

Artículo escrito por Ángela Patricia Morales

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.