¿Qué sabes de la Diabetes Mellitus tipo 1?

¿Qué sabes de la Diabetes Mellitus tipo 1?
08/11/2016 Andrea Higuera

¿Qué sabes de la Diabetes Mellitus tipo 1?

diabetes

Todos hemos oído hablar en mayor o menor medida de la Diabetes Mellitus y de la problemática que acarrea esta enfermedad en aquellos que la padecen. Pero, ¿qué sabemos realmente acerca de esta patología? ¿Es tan frecuente como creemos? ¿Se puede prevenir? A continuación vamos a resolver las dudas y entresijos más frecuentes que suelen aparecer en torno a esta afección.

¿Qué es la Diabetes Mellitus?

La diabetes es una afección crónica que se desencadena cuando el organismo pierde su capacidad de producir suficiente insulina o de utilizarla con eficacia. La insulina es una hormona que se fabrica en el páncreas y que permite que la glucosa de los alimentos pase a las células del organismo, en donde se convierte en energía para que funcionen los músculos y los tejidos. Como resultado, una persona con diabetes no absorbe la glucosa adecuadamente, de modo que ésta queda circulando en la sangre (hiperglucemia) y dañando los tejidos con el paso del tiempo. Este deterioro causa complicaciones para la salud potencialmente letales.

¿Cuántos tipos de Diabetes hay?

Existen dos grandes tipos de diabetes. La diferencia fundamental entre ambas es que en la diabetes tipo 1 el organismo no es capaz de producir insulina, mientras que en la de tipo 2, el organismo la produce pero no puede utilizarla eficazmente.

Un tercer tipo es la diabetes gestacional que se caracteriza por una hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre) que aparece durante el embarazo y que alcanza valores que, pese a ser superiores a los normales, son inferiores a los establecidos para diagnosticar una diabetes. Las mujeres con diabetes gestacional corren mayor riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo y el parto, y de padecer diabetes de tipo 2 en el futuro.

¿Con qué frecuencia aparece la Diabetes?

La diabetes es una pandemia global que afecta a 382 millones de personas en el mundo. La OMS proyecta que la diabetes será la séptima causa principal de muerte para el año 2030. Se estima que 4 millones de personas mueren al año por complicaciones relacionadas con la diabetes.

diabetes

La Diabetes tipo 1

Supone aproximadamente el 10% de los casos totales. Como ya hemos explicado anteriormente, la diabetes tipo 1 está causada por una reacción autoinmune, en la que el sistema de defensas del organismo ataca las células productoras de insulina del páncreas. Como resultado, el organismo deja de producir la insulina que necesita. La razón por la que esto sucede no se acaba de entender.

¿Quién puede verse afectado?

La enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad, pero suele aparecer en niños o jóvenes adultos. Las personas con esta forma de diabetes necesitan inyecciones de insulina a diario con el fin de controlar sus niveles de glucosa en sangre. Sin insulina, una persona con diabetes tipo 1 morirá.

¿Cuáles son sus síntomas?

  • Frecuencia en orinar (fenómeno de la cama mojada en los niños).
  • Sensación de hambre inusual.
  • Sed excesiva.
  • Debilidad y cansancio.
  • Pérdida de peso.
  • Irritabilidad y cambios del estado de ánimo.
  • Sensación de malestar en el estómago y vómitos.
  • Vista nublada.
  • Cortaduras y rasguños que no se curan, o se curan lentamente.
  • Picazón o entumecimiento en las manos o los pies.
  • Infecciones recurrentes en la piel, la encía o la vejiga (cistitis).
  • Elevados niveles de glucosa en la sangre y en la orina.

¿Se puede prevenir su aparición?

En personas con riesgo elevado de desarrollar Diabetes Mellitus tipo 1 se han probado distintos tratamientos para frenar la aparición de esta enfermedad, pero hasta el momento no han dado resultado. Se está trabajando en la investigación de nuevos tratamientos para la prevención de la DM1.

Para saber si una persona presenta riesgo elevado de padecer DM1 deben realizarse unos análisis de sangre especiales que detectan distintos anticuerpos (ICA, IA2, GAD, etc.) dirigidos contra las células del páncreas que fabrican la insulina. Si a una persona se le detectan cantidades elevadas de estos anticuerpos, tiene elevado riesgo de desarrollar DM1. Estos análisis por el momento sólo se realizan en el contexto de estudios de investigación, ya que sistemáticamente no sería ético realizarlos si no se puede ofrecer un tratamiento preventivo eficaz.

¿Cuál es su tratamiento?

En pacientes con Diabetes tipo 1 es necesaria la administración exógena de insulina ya que el páncreas es incapaz de producir esta hormona. La insulina se administra a través de inyecciones en la grasa existente debajo de la piel del brazo, ya que si se tomase por vía oral sería destruida en el aparato digestivo antes de pasar al flujo sanguíneo.

Las necesidades de insulina varían en función de los alimentos que se ingieren y de la actividad física que se realiza. Las personas que siguen una dieta estable y una actividad física regular varían poco sus dosis de insulina. Sin embargo, cualquier cambio en la dieta habitual o la realización de algún deporte exigen modificaciones de las pautas de insulina.

corazon

¿Por qué es un factor de riesgo cardiovascular?

Tanto si la producción de insulina es insuficiente como si existe una resistencia a su acción, la glucosa se acumula en la sangre, daña progresivamente los vasos sanguíneos (arterias y venas) y acelera el proceso de arteriosclerosis aumentando el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular: angina, infarto agudo de miocardio (así como sus complicaciones y la muerte cardiaca súbita. El riesgo cardiovascular de una persona diabética de padecer un evento cardiovascular se iguala al de una persona no diabética que haya tenido un infarto.

También incrementa la posibilidad de enfermedad cerebrovascular o afectación de las arterias periféricas.

Para entrar en el cerebro la glucosa no necesita insulina, ya que penetra directamente desde la sangre. Mantener unos niveles constantes de glucosa en la sangre (entre 60-110 mg/dl) evita que se produzcan daños a nivel del sistema nervioso.

La diabetes puede dañar diferentes órganos: a los ojos, con disminución progresiva de visión que puede desembocar en ceguera; a los riñones, con pérdida creciente de la función renal que puede terminar en diálisis; al sistema nervioso periférico con alteración de la sensibilidades de los miembros inferiores, lo que supone un grave riesgo de úlceras y amputaciones; al sistema nervioso autonómico con alteraciones digestivas, urinarias y de la esfera sexual (impotencia) y a las arterias de las extremidades inferiores con riesgo de amputaciones.

Para terminar, os dejamos algunos consejos prácticos para prevenir las hipoglucemias en diabéticos:

  • Ajustar las dosis de los medicamentos a las necesidades reales.
  • Mantener un horario de comidas regular en la medida de lo posible.
  • Tomar cantidades moderadas de hidratos de carbono antes de realizar ejercicio físico.
  • Llevar siempre azúcar.

Artículo escrito por Julia Jiménez

Comment (1)

  1. carmen juan quinto 11 meses hace

    Me gusto mucho..

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.