Recomendaciones sobre la Lactancia Materna

Recomendaciones sobre la Lactancia Materna
08/03/2016 Andrea Higuera

Lactancia Materna. Recomendaciones

En este post te damos una serie de consejos que te van a ser de mucha utilidad a la hora de dar el pecho a tu bebé.

lactancia materna

Inicio de la lactancia

Iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida. Esto ayuda a crear el vínculo entre madre y bebé.

Agarre adecuado del bebé

  • Debe tener la boca muy abierta, con el labio inferior doblado hacia fuera como un pez, y no hacia adentro.
  • Su labio inferior queda bastante por debajo del pezón, más alejado de él que el labio superior.
  • Debe abarcar un buen trozo del pecho, incluyendo gran parte de la areola.
  • La barbilla y la nariz deben estar tocando el pecho.
  • Su lengua y sus encías no deben friccionar el pezón.
  • Se le mueven las mandíbulas hasta las orejas y, en cambio, no se le hunden las mejillas, como ocurre si sólo chupa de la punta.

lactancia materna

Lactancia exclusiva

La lactancia exclusiva es practicar el amamantamiento exclusivo, es decir, proporcionar al lactante únicamente leche materna, sin otros alimentos o bebidas, ni siquiera agua. La leche materna contiene los nutrientes necesarios para el bebé en las proporciones adecuadas, además de tener la cantidad de agua que el bebé necesita; todo ello, en el pequeño volumen que pueda caber en el estómago del bebé. Se recomienda lactancia exclusiva hasta a los 6 meses de edad.

Lactancia materna a demanda

Dar el pecho cuando el niño lo reclame, ya sea de día o de noche. Cuando el bebé mueva los labios de tal manera que pareciera que busca el pezón de la madre, es el momento de darle el pecho, ya que está poniendo de manifiesto que tiene hambre. El bebé puede reclamar comer entre 8 y 12 veces al día, o incluso más. Al principio, reclamará el pecho muy a menudo. Durante las 2 primeras semanas hay que darle el pecho cada 3 horas o 3 horas y media, debiendo despertarle si es necesario, tanto de día como de noche, pero según vaya creciendo irá espaciando más el tiempo entre toma y toma, llegando incluso a no haber tomas nocturnas a los 3-4 meses.

Duración de cada toma

El tiempo que debe durar una toma depende mucho del bebé, ya que hay bebés que saben extraer la leche de un pecho con mucha eficacia, y por lo tanto tardarán poco. Por ello, que se tome poco tiempo no quiere decir que no esté obteniendo alimento. Los recién nacidos, son inexpertos aún, de modo que tardarán más tiempo, en torno a los 15 minutos en obtener lo que necesitan.

Uso de biberón

No se deberían utilizar biberones ni chupetes. Esto es así porque las tetinas de los biberones o chupetes suelen ser más blanditas que el pezón, de manera que si el bebé toma biberón se va a dar cuenta de que es mucho más fácil obtener la leche de él que del pecho materno, y cuando se le ponga de nuevo al pecho, no va a querer hacer el esfuerzo que requiere sacar la leche de él, y esto llevará a que haya que darle el biberón exclusivamente e interrumpir la lactancia materna.

biberón

No interrumpir una toma

La composición de la leche materna va cambiando a lo largo de la toma, siendo al principio más aguada, con una mayor cantidad de azúcares, y progresivamente se va volviendo más cremosa y rica en grasa y calorías. Suspender la toma antes de tiempo es privar al bebé de esa leche, que es la que más le sacia.

Alternar los pechos

Para que empiece la producción de leche de nuevo, el pecho debe estar vacío de leche completamente. Para ello, se debe poner al bebé en uno de los pechos y dejar que lo vacíe completamente, y si no tiene suficiente hambre para hacerlo, en la siguiente toma se le debe poner a mamar en ese mismo pecho para vaciarlo, ya que, como se ha dicho en el apartado anterior, la leche del final es más rica en grasa y calorías, lo cual es esencial para el bebé.

Artículo escrito por Laura Nadador

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.