El secreto de los snacks industriales… y 4 alternativas saludables

El secreto de los snacks industriales… y 4 alternativas saludables
04/05/2017 Nina Eichhorn

El secreto de los snacks industriales… y 4 alternativas saludables

¿Alguna vez has abierto una bolsa de patatas fritas pensando en comer sólo unas pocas y al final has acabado la bolsa? Seguro que sí, porque las fabrican para que esto suceda.

Se ha demostrado que al consumir snacks de este tipo, se activa el área del cerebro relacionada con el placer, la recompensa y la adicción. Al principio, se pensaba que era debido a su alto contenido en grasas y azúcares, pero se ha llegado a la conclusión de que esto no es suficiente para crear esa adicción, por lo que se está investigando cuál es la sustancia responsable de esta sensación. Otra de las razones que se ha planteado es el efecto adictivo del crujiente, y si te fijas, es un reclamo que añaden las bolsas de patatas fritas en su parte frontal para llamar la atención del consumidor.

Es recomendable evitar estos snacks porque además de todo lo anterior, tienen un elevado contenido calórico sin aportar apenas nutrientes de calidad.

Por ello, te proponemos ideas de snacks fáciles y saludables, para que los sustituyas cuando tengas la tentación de abrir una de estas bolsas.

1- Brochetas de frutas

Las frutas son ideales para saciar el hambre entre horas. Tienen una gran cantidad de agua, por lo que hidratan el organismo de forma rápida. Su contenido en vitaminas es alto, como la vitamina C, con elevado poder antioxidante. Aportan fibra, por lo que son recomendables para regular el tránsito intestinal. La ingesta diaria recomendada es de 3 piezas de fruta al día.

Las puedes hacer a tu gusto, eligiendo las frutas que prefieras, estas son algunas ideas:

  • Kiwi, piña, mandarina y uvas

Incluso puedes añadir algún ingrediente extra que no sea fruta:

  • Melón, piña, mandarina y queso fresco

 

2- Frutos secos crudos

Los frutos secos ayudan a paliar las insuficiencias en algunos micronutrientes resultantes de la dieta habitual. Aportan hierro, magnesio y ácido fólico entre otros.

La ingesta recomendada es un puñado al día, y es preferible que se ingieran crudos y no fritos ni salados. Hay muchos supermercados que venden bolsas con mezclas de varios tipos de ellos como almendras, avellanas y nueces.

3- Barritas de cereales caseras

Existe mucha diversidad, puedes añadirlas, además de los cereales, algunos tipos de frutas como frutos rojos, higos, dátiles y también frutos secos. Incluso en algunos casos una pequeña cantidad de chocolate (alto en cacao). Aportan energía y multitud de nutrientes. En este artículo (hiperv. con el del viernes) te enseñamos cómo hacer tu propia receta de barritas caseras.

4- Encurtidos

En España contamos con una gran variedad de aceitunas, por lo que se pueden combinar según el gusto de cada uno. Es un elemento característico de la Dieta Mediterránea. Contienen un elevado aporte energético y de sal por lo que hay que consumirlas con moderación (10 aceitunas al día). Su contenido en polifenoles ejerce un papel protector frente al colesterol LDL (“malo”). Si lo prefieres, los pepinillos y las cebolletas en vinagre también son una buena opción y algo menos calóricos.

Con estas opciones, puedes dejar de lado las bolsas de snacks y elegir estas deliciosas alternativas, saludables para incluir en tu dieta

Artículo escrito por Laura Hernández