Sustitutos de azúcar ¿Amigos o enemigos?

Sustitutos de azúcar ¿Amigos o enemigos?
09/11/2017 Nina Eichhorn

Sustitutos de azúcar ¿Amigos o enemigos?

La organización Mundial de la salud (OMS) recomienda no superar los 50 gramos de azúcar al día y siempre siendo menor al 10% de la ingesta calórica total diaria, por ello, seguro que has recurrido más de una vez a otros endulzantes como alternativa al azúcar. Endulzantes como, la stevia, los edulcorantes artificiales, la miel o el sirope de agave, son algunos de los que se han puesto más de moda. A continuación, te contamos algo más sobre ellos:

Stevia

La stevia es un edulcorante acalórico muy utilizado como alternativa a los edulcorantes artificiales. Lo podemos encontrar en muchos productos del supermercado como en barritas sustitutivas, batidos de cacao, bebidas refrescantes, tabletas de chocolate, etc. Su beneficio respecto al azúcar es que no posee calorías, y tampoco provoca problemas dentales como caries. Es muchísimo más dulce que éste (hasta 400 veces más), pero deja un sabor amargo en la boca que no a todo el mundo le resulta agradable. Está aprobado como ingrediente seguro si se utiliza en las dosis recomendadas, sin embargo, en muchas ocasiones, nos lo venden mezclado con otros edulcorantes artificiales, por lo que en estos casos nos pueden provocar diarreas, náuseas, mareos e hinchazón abdominal, por tanto, es de suma importancia leer detenidamente el etiquetado de los ingredientes.

Edulcorantes artificiales

La sacarina, el aspartamo y el xilitol, son algunos de los edulcorantes artificiales que más se conocen. Son un tipo de aditivo (presentes en la lista de los ingredientes alimentarios con la letra E-) que se utilizan para endulzar los alimentos sin apenas aportar calorías. Hoy en día parece que todo lo que no engorda es sinónimo de sano. ¡ERROR! De acuerdo que no aportan calorías, pero no sólo su consumo en grandes dosis provoca efectos secundarios como diarreas, sino que su ingesta te puede provocar más necesidad de consumir alimentos azucarados al estimular los receptores del gusto dulce y ser peor el remedio que la enfermedad. Además, se está investigando un posible efecto entre el consumo de edulcorantes artificiales y su relación con la obesidad.

Miel

La miel puede parecer una alternativa mucho más saludable que él azúcar, pero ¿sabías que, en 100 gramos de miel, hay 78 gramos de azúcar? Un casi 80% de su composición es azúcar, en concreto fructosa y glucosa, aunque a diferencia del azúcar de mesa, también posee minerales y algunas vitaminas, pero en cantidades pequeñas. En cuanto a su aporte calórico, la miel posee 314 Kcal por 100 gramos de alimento, mientras que el azúcar posee 398, una diferencia de calorías no mucho mayor.

Sirope de agave

El sirope de agave contiene aproximadamente las mismas calorías que la miel y, por lo tanto, no es mucho más bajo en calorías que el azúcar. Debido a su alto contenido de fructosa, este edulcorante tiene un índice glucémico más bajo, y como beneficio, en dosis controladas puede ser apto para diabéticos. Sin embargo, se ha demostrado que una ingesta excesiva de fructosa durante un período prolongado puede ser perjudicial para la salud, ya que, al ser únicamente metabolizada en el hígado, un exceso de ésta puede sobrecargarlo, y como consecuencia, provocar un hígado graso.

 

Ahora ya conoces un poco más en profundidad las alternativas al azúcar y por tanto está de tu mano elegir cual es el endulzante que más te conviene. Muchos de ellos nos los están vendiendo como alternativas mucho más sanas que se pueden consumir libremente y no es cierto. Desde Nutrigen te aconsejamos consumir en el día a día productos con azúcares naturalmente presentes como las frutas y las verduras, y sólo optar por productos con azúcares/endulzantes añadidos de forma ocasional, y siempre con conocimiento de lo que le estás dando a tu cuerpo.

 

Rocío López Puertas