¿Por qué tengo más hambre cuando llego a casa?

¿Por qué tengo más hambre cuando llego a casa?
29/05/2017 Nina Eichhorn

¿Por qué tengo más hambre cuando llego a casa?

Para algunos de nosotros, suele ser normal que cuando volvamos a casa después de un largo día de trabajo lleguemos con bastante hambre. Es posible que hayas pensado que se debe a que has comido poco durante la mañana o que has tenido un día muy ajetreado, pero lo cierto es que, independientemente de si ha sido así o no, algunos de nosotros, por la tarde tendemos a tener más hambre. Esto se debe, principalmente, a los ritmos circadianos.

Pero, ¿qué son los ritmos circadianos?

El término “circadiano” significa “alrededor del día”, y hace referencia a todo aquello que sucede dentro de nuestro cuerpo cada 24h tanto mientras dormimos como cuando nos despertamos para afrontar nuestro día a día. Por tanto, el ritmo circadiano es un reloj interno, un ciclo de 24h en todo el organismo que se ve influenciado por factores externos (dormir, despertarnos, trabajar, comer, hacer ejercicio físico…) y por factores internos (hormonas, genes, órganos…).

Algunas hormonas, como por ejemplo la leptina y la adiponectina, se encargan de regular el hambre que sentimos a lo largo del día. En situaciones normales, la concentración de leptina es mayor durante la noche y los niveles de adiponectina caen durante la noche (van a la inversa) lo que nos ayuda a sentirnos saciados y poder descansar.

Esto se debe a que como se suele decir ‘’el cuerpo es sabio’’, por lo tanto se prepara para dormir con suficiente reserva energética. Este proceso nos ha sido heredado de nuestros ancestros, ya que antes la cantidad de alimento que se tomaba era mucho menor y el cuerpo necesitaba asegurarse de que podía sobrevivir a la noche entera.

Por todo esto es importante tener en cuenta que no debemos evitar la cena, ya que el cuerpo necesita energía, pero sería conveniente hacerla a una hora temprana para poder gastar parte de la misma. Aunque el cuerpo necesita sobrevivir a la noche, no necesita un exceso de energía, ya que todas las reservas que no se gasten se convierten en grasa, haciéndonos engordar.

También se ha de tener en cuenta que el saltarse alguna comida a lo largo del día puede influir en el hambre que sintamos al llegar a casa. Por ello es vital para nuestra salud que planifiquemos las comidas del día e intentemos, cada día, realizarlas todas más o menos a la misma hora, ayudando así a que nuestro cuerpo se auto-regule.

Conclusiones

En realidad, mantener unas pautas saludables en todos los aspectos de nuestra vida (seguir un horario regular en nuestra vida diaria para dormir y despertarnos, el horario y la distribución de nuestras comidas, la ingesta de alimentos de forma variada y equilibrada, la práctica de ejercicio físico…) influyen en nuestro ritmo circadiano y, hemos de ser conscientes que, alteraciones en nuestro estilo de vida pueden jugarle malas pasadas.

Artículo escrito por Irene Isabel Vega Reina