¿Son todas las ensaladas igual de saludables?

¿Son todas las ensaladas igual de saludables?
26/07/2017 Nina Eichhorn

¿Son todas las ensaladas igual de saludables?

Durante el verano es muy común que nos apetezca comer de forma más fresca y ligera. Es por eso que solemos optar por ensaladas para acompañar nuestros platos o tomarlas como plato único en ocasiones como, por ejemplo, cuando hacemos el almuerzo en la playa. Además, en verano es cuando más nos apetece tener un cuerpo que nos guste, lo que también nos lleva a elegir alimentos saludables. Sin embargo, la típica ensalada colorida y baja en calorías podría aparecer como un lobo con piel de oveja, es decir, no sólo que contenga nutrientes beneficiosos, sino también una porción extra de calorías… ¿Te has preguntado alguna vez cuáles serían algunos de esos alimentos que transforman tu ensalada? ¡Te lo contamos en el siguiente artículo!

1.  Picatostes

Los pequeños cubos de pan blanco tostado están empapados en grasa. Cuatro cucharadas de ellos contienen aproximadamente 200 kcal. Pide tu ensalada sin picatostes cuando estés en un restaurante y, si te la haces en casa, no le añadas.

2.  Queso

Cuidado con quesos con más de un 45% en MG (materia grasa), como brie o camembert. En su lugar, es mejor que optes por tipos de queso como la mozzarella, feta o quesos semi-duros y, controles la cantidad que añadas (70 g serían suficientes).

3.  Pan

Un pedazo de pan fresco para acompañar tu ensalada suena delicioso, ¿verdad? Sin embargo, si es pan francés con mantequilla de ajo, pan blanco con aceite de oliva o pan de pizza, terminará cargando tu ensalada con algunas calorías adicionales. Opta por acompañar tu ensalada con 1-2 rebanadas o biscotes de pan integral.

4.  Nueces y semillas

Añadir a tus ensaladas nueces y semillas (por ejemplo, semillas de chia) es una gran idea. Contienen proteínas y ácidos grasos omega-3. Pero ten cuidado ¡2 cucharadas son suficientes!

5.  Aceitunas

Estas sabrosas frutas contienen un montón de grasa que, aunque sea saludable, no deja de tener un alto valor calórico. Si quieres añadir aceitunas a tu ensalada, opta siempre por las aceitunas sin relleno y, no agregues más de 5.

6.  Atún

El atún es una adición común a las ensaladas y proporciona proteína de muy buena calidad. Simplemente, asegúrate de no cargar la misma ensalada con varios tipos de proteína diferente (como huevo, jamón, palitos de cangrejo, salmón…) para no pasarte de calorías. Si utilizas atún enlatado en tu ensalada, elije la versión “al natural” en lugar de alguno de los tipos que contenga aceite (ya sea de oliva o de girasol).

7.  Aliños y salsas

A veces es el tipo de aderezo el que convierte una ensalada saludable en una comida alta en calorías. Las bolsitas de aderezo preparadas del supermercado contienen hasta 10 g de grasa por ración, ya que están elaboradas a base de crema, huevo o mayonesa. Esto convierte incluso ensaladas verdes en bombas de calorías. En su lugar, es mejor que optes por aliñar tus ensaladas con aceite de oliva virgen extra y vinagre aunque, si prefieres un sabor más fresco, puedes elegir limón, especias o yogur.

Para evitar que tu ensalada ligera y saludable sea una bomba de calorías solo has de tener  en cuenta estas pequeñas cosas la próxima vez que compres o hagas tu ensalada ¡Es muy sencillo!

 

Isabel Borrás Olivares